La tormenta andaluza, causas y soluciones.

Por lo general intentamos explicar los sucesos que acontecen por una sola causa para intentar a través de esa explicación llegar a una conclusión que no incluya la autocrítica, siendo absueltos de cualquier culpa e intentando aprovechar esa explicación para nuestra propia supervivencia futura. Así es la política, pero ese vicio que solemos tener, solo genera llevar las verdaderas razones a cajones escondidos, que antes o después van a salir.  Y ayer, se dieron las condiciones para que se abriera la caja de pandora de la política andaluza y sobre todo del socialismo, pero también de la política nacional.

En un intento de abstracción (en un día como hoy en el que todavía estamos en shock) voy a intentar buscar las razones de lo sucedido, pero también algunas soluciones. Quizás no nos van a gustar, como no es bonito expresar a los que queremos cosas que suceden en nuestras relaciones. Ahí voy:

  • En Andalucía se ha dado la tormenta perfecta de la política nacional para la incursión de la extrema derecha.  Desde que se aprobó la moción de censura (la cual sigo apoyando sin fisuras) las fuerzas de la derecha, han unido sus mensajes para causar el mayor daño posible al gobierno de Pedro Sánchez, el cual no ha sabido ponderar el efecto que tenía haber sido apoyado por la correlación de fuerzas que tuvo. Si hubiéramos ponderado este peligro, quizás el gobierno debería haber empezado por otros asuntos su tarea.
  • Con un escenario de la política catalana en plena ebullición, el caldo de cultivo para la lucha de los nacionalismos exacerbados (catalán y español) ha sido más visible, que las propuestas de gobierno de progreso que deberían haber relucido en un contexto de normalidad democrática.  Si comparamos con la pirámide de Maslow  y las necesidades higiénicas, la derecha ha conseguido poner la “unidad de España” en la base de las necesidades.  De esto me han convencido compañeros y compañeras que tienen una visión más nacional de la política que yo.
  • ¿Qué ha hecho la izquierda mientras tanto?  Desde el PSOE nos hemos creído (yo el primero) que gobernar calmaría todas las tormentas en el horizonte. Desde Unidos Podemos, la rectificación y el apoyo a la moción de censura y a los presupuestos, no han sido suficientes para paliar los años de desgaste en la base del electorado de izquierdas. El ataque al PSOE para conseguir el soñado sorpasso, no solo ha servido para que pierda electorado, que también, sino para destruirlo. Para que mucha gente se quede en casa.
  • La extrema derecha ha conseguido calar en las bases populares de toda Europa, también de EEUU, Brasil, etc… El estratega Steve Bannon ha estado reunido con Vox, no es casualidad el uso de ciertos mensajes populistas, xenófobos y machistas que, aunque parezcan reminiscencias franquistas, son un mensaje de nuevo cuño globalizado.

A estas causas de la política nacional y global, se suman otras causas de carácter exclusivamente local, de Andalucía. Siendo andaluz en el “exilio” y habiendo visto el gran progreso de nuestra tierra en los últimas cuatro décadas, también he sido muy crítico con ciertas maneras de hacer política. No es solo por la figura de Susana Díaz, a la cual ya los socialistas dijimos que no queríamos que su modelo dirigiera el partido a nivel federal, sino de una praxis de excesiva institucionalización del partido, cosa que aún siendo lógica tras tantos años de gobierno, necesitaba un control más exhaustivo de la acción de gobierno, de los perfiles que se incorporaban al proyecto y sobre todo, de las redes que se han creado para soportar al gobierno. Es difícil no caer en los mismos argumentos que ha llevado la derecha en esta campaña, intentaré matizar cada punto.

  • El partido socialista en Andalucía se ha renovado generación en generación con una base solida de la militancia, también desde Juventudes Socialistas de Andalucía y ha generado una máquina electoral que durante años ha funcionado basando en la fidelidad su compromiso con la ciudadanía. El problema es que son malos tiempos para la lírica, este compromiso debería estar basado en la capacidad y en la eficiencia de las políticas hacia las clases trabajadoras.  Además, si bien el proyecto ha ido cambiando personas, no ha cambiado perfiles, haciendo un extracto fidedigno del talento de Andalucía.   Es lo que tantas veces hemos llamado La Selección Adversa en los partidos  ( El País  2003, Belén Barreiro, María Fernández Mellizo-Soto, Sandra León e Ignacio Urquizu)
  • La confrontación de los modelos de partido entre Susana Díaz y Pedro Sánchez dejó demasiado al aire el liderazgo de la primera. Si bien tenía potestas para seguir liderando el partido en Andalucía, creo que ha habido un problema de auctoritas frente al electorado.
  • Con tanto poder institucional durante tantos años, se han perdido la necesidad de cuidar matices muy importantes, como son los servicios públicos esenciales.  He vivido muy de cerca la historia de la sanidad andaluza y sus gestores. De una sanidad de cercanía inexistente que hubo que montar desde cero, casi copiando el modelo cubano, se llegó a una sanidad por la que preguntaban incluso para ser modelo de nuevos proyectos en el mundo (EEUU mostró su curiosidad en los años 90)  Sin ser ideológico, la deriva de la gestión llega cuando se piensa que “todo va bien” sin tener un ojo crítico más cercano.  Así ha pasado también con ciertas partes de la educación.
  • Una de las mejores definiciones de hegemonía del poder desde otros partidos la ha dado quien escribe mejor sobre ello en los últimos tiempos, que no es más que Errejón. Explica Íñigo que las elecciones las gana quien es capaz de hegemonizar mejor el concepto de patria.  Esto, que en los años 80 y 90 lo había hecho mejor que nadie el socialismo andaluz, vinculando el concepto de Andalucía y progreso al mismo gobierno, se ha visto desvirtuado en los últimos años. Ha hecho mella el descontrol de la gestión que ha derivado en casos mediáticos de los que la derecha ha hecho bandera.   Después de haber patrimonializado la idea de Andalucía, la derecha ha aprovechado para hacernos los estandartes de todos los males de nuestra tierra.

Las soluciones seguramente no gusten a nadie, de los que han estado cerca del poder de Andalucía pero ha llegado la hora de asumir que el cambio es necesario:

  • Ha llegado la hora de pensar que quizás no podemos gobernar. Tras el último intento de Susana Díaz de pedir un gobierno de concentración contra la derecha fascista hay que pararse a reflexionar esta lógica. Todos creemos que es un drama que la extrema derecha entre en un parlamento. ¿Pero, puede crear una mayoría la idea de ir contra 12 diputados electos? ros partidos han ocupado posiciones estratégicas mejor asentadas. Ciudadanos es el que tiene la llave del próximo gobierno. Temo que los socialistas andaluces solo podrán decidir de quién quieren ser oposición.  Y para esa tarea y la de oposición, lo mismo la pérdida de potestas, hacen necesaria la renovación de la cúpula del partido en Andalucía, al menos, de su secretaria general.
  • Hay muchos cargos públicos y militantes que tienen la experiencia suficiente para renovar el partido en Andalucía sin ser un cambio abrupto, pero cambiando la cara visible ya de hace muchos años. Habrá quien tenga que dar pasos laterales y ceder espacio a una política renovada, rejuvenecida. Y esto debe hacerse antes de las elecciones municipales.  Si la conclusión de la pérdida del poder en la Junta de Andalucía es el parapeto en los Ayuntamientos como refugio, la siguiente derrota será la municipal.
  • Una oportunidad de cambio personal: ha llegado la hora de abrirse un Linkdin, de hacer CV y de enfrentarse a la vida laboral. La gran experiencia pública, los años de gestión, la capacidad de visión pública de los problemas ciudadanos, son una ventaja en el mercado laboral. Toda la experiencia adquirida en el sector público puede hacer que el sector privado se vea beneficiado por los cambios políticos en Andalucía.

OJO >>> De todas estas causas y soluciones tenemos que aprender en el resto de federaciones, ciudades y municipios. No podemos quedarnos sentados a decir “se lo habíamos avisado” 

Hay otras tareas, a medio y largo plazo de las que el socialismo andaluz debe encargarse pero  con reflexión y mucho debate.

  • Una nueva construcción del relato de izquierdas, que sea capaz de hegemonizar el concepto de pueblo, sin vincularlo al partido, sino vinculándolo a la memoria histórica de trabajadores y trabajadoras en un entorno cultural único en el mundo.
  • Un encaje en el socialismo federal, donde seamos capaces de defender unos conceptos básicos en todo el territorio, esto también debe ser tarea del trabajo federal.
  • Un trabajo de selección de perfiles entre los sectores progresistas, que generen un nuevo paradigma de capacidad, vínculo intelectual, clase y legitimidad hacia la ciudadanía.
  • La construcción de un proyecto de la Andalucía de los próximos 40 años que incluyan el feminismo, la lucha por los derechos ambientales y los riesgos de la globalización con soluciones creíbles hacia la ciudadanía.
Anuncios

El 25N en Moralzarzal y Las Yeses como colofón final.

La compañía de teatro “Las Yeses” es una compañía surgida en primera instancia en Yeserías, más tarde siguió en Carabanchel y por último en el Centro Penitenciario Madrid I de Mujeres que está en Alcalá de Henares.

Actores y actrices profesionales comparten cartel con reclusas, que trabajan una media de cinco horas al día, cinco días a la semana para lograr aprenderse unos textos increíbles.

La obra “Jornada de puertas abiertas” parece de partida una sitcom en la prisión, pero a través de una inteligente sucesión de escenas, se convierte en una obra que incluye flashbacks en el tiempo, deslocalizaciones, etc.

Una vez comienza puede verse como el guión de Elena (directora) y Rubén (polifacético actor) tiene una base social que parte del conocimiento de muchos años trabajando con personas reclusas. El problema detrás de cada presa, sus familias, el origen geográfico, los problemas de clase, inmigración… son todos los ejes que atraviesan la obra, al igual que sucede en la misma realidad.

De las actrices del programa se nota su intención de profesionalidad, el trabajo duro.

Tras más de una hora con un vaivén de emociones alegres y tristes, llega el momento de la conversación con la compañía. Ciertamente influido por el drama de las vidas vividas por estas mujeres, uno se da cuenta de la necesidad de contar sus historias a personas ajenas a su realidad diaria. A poco que se internan en los detalles se les ven los ojos llorosos, hablando de los errores que cometieron o injusticias que se han cometido en sus casos. De sus hijos y familias. Del futuro.

Todas esperan con ilusión su próxima salida de permiso y algunas acarician el final de sus condenas.

Cuando las derechas nos cuentan su voluntad férrea de endurecer condenas y penas olvidan, constitucionalistas se llaman, el mandato de la Constitución de que los centros penitenciarios sirvan para la rehabilitación.

Debemos como sociedad acercarnos más a quienes han cometido errores voluntarios o involuntariamente y preguntar dónde está el motivo de los mismos. Si bien cometer un delito es un asunto personal, rara vez no partirá de un problema social, familiar o educativo, o simplemente por la situación irregular a la que mucha gente se ve forzada, ante las leyes europeas de control de las migraciones. Hay delitos destinados a cometerse por quienes sufren las distintas desigualdades.

Agradecer a Las Yeses por la reflexión que nos trajeron ayer a Moralzarzal en el entorno del 25N día internacional para la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Ha sido una semana intensa, donde desde dos mesas violetas hemos informado a propios y extraños sobre temas recurrentes de la violencia machista, nos hemos concentrado para expresar la mayor de las repulsas. El Consejo de Participación ciudadana de Bienestar social e Igualdad, la Asociación de Mujeres, el PSOE y el resto de partidos municipales con conciencia de género, las trabajadoras de la Mancomunidad THAM y ciudadanía independiente, hemos compartido espacio para dejar claro que pretendemos ser un municipio donde ir ganando terreno a la violencia.

También agradecer a la compañía El Terral y la colaboración del IES Carmen Martín Gaite por su obra “Entre tú y yo” que nos hicieron reír y pensar sobre el buen trato en las relaciones

Un recuerdo aquí a las víctimas que no pudieron contar su caso a tiempo, pero sobre todo un gran impulso de ánimo a las que habéis sido supervivientes. Por vuestro ejemplo para aquellas que aún no se han podido dar pasos como la denuncia. Por vuestra fuerza diaria para continuar. Gracias

En Moralzarzal existe un Punto municipal del Observatorio Regional para la violencia de género en el edificio de Bienestar Social de la Calle Iglesia, con trabajadoras sociales y atención psicológica especifica. También hay un protocolo de coordinación entre este punto, la policía local y la guardia civil para la protección de víctimas. Acude al punto para contar cualquier caso de violencia machista, ya sea el grado que sea.

Por último recordad, si veis una agresión o quieres denunciar una, llama directamente al 112 emergencias o si quieres contar el caso que te sucede el teléfono 016 no deja rastro en el móvil.

Kbuñs 2018: Encuentros Internacionales de Juventud. Una mirada a la juventud y las migraciones

Como ya es habitual para mi hace muchos años , desde 2009 he acudido de manera intermitente a los Encuentros Internacionales de Juventud de Cabueñes, este año en su edición trigésimo sexta, organizados por Juventud Gijón, INJUVE y CJE. Desde mis primeras veces como militante de JSE entonces, después como mera formación y recientemente  trabajando en el área de juventud de un ayuntamiento, cada año los encuentros se centran en una temática diferente, este año la igualdad en sus diversas acepciones y los efectos que tiene en la juventud.  Mi seminario versaba sobre la juventud y las migraciones  coordinado por la doctora en antropología Roser Nin y el doctor en sociología José Manuel Valenzuela prolijo investigador y documentalista

Tras una charla inicial sobre los marcos teóricos de los procesos fronterizos entre EEUU y México y otras intervenciones que hablaban sobre la mirada hacia las migraciones y relaciones sociales que suponen, ha habido dos intervenciones que nos han parecido reveladoras en los contenidos del seminario por su viveza y realidad.

José Palazón fotógrafo y activista de PRO.DE.IN (asociación pro derechos de la infancia) nos explicó en dos ponencias dos realidades que se producen cada día en Melilla.

44118693_10156297303684807_6117183359752863744_o.jpg

Por una parte el problema interno. Melilla es una ciudad con una estructura económica que depende en gran parte de los servicios necesarios para el control de la frontera, pero también con la droga, el contrabando y el blanqueo de dinero como principales activos de la economía sumergida. Socialmente hay un grave problema, de los 84.000 censados en la Ciudad Autónoma, unos 20.000 ya no viven ahí (funcionarios  y otros trabajadores retirados en la península, pero que siguen tributando en Melilla por sus condicionantes fiscales) y hay otros 20.000 indocumentados. Esto está provocado por la falta de regularizaciones históricas de habitantes de varias generaciones que aún no tienen el padrón y la residencia oficialmente.

Se empeora la situación de los indocumentados principalmente en los más frágiles, la infancia. En Melilla hay entre 800 (según fuentes oficiales) y 500 MENAS (menores no acompañados) que no están escolarizados. Tras mucho trabajo desde asociaciones como PRODEIN se ha conseguido encontrar la brecha legal para conseguir escolarizar a 160 este año. Dado que es casi imposible conseguir el empadronamiento o el permiso de residencia, a través de la tarjeta sanitaria ha sido posible demostrar el arraigo de los y las menores, para así poder escolarizarles.

Tal y como dice Palazón, por primera vez desde el Aparheid sudafricano, el propio Ayuntamiento dirigido por Imbroda (PP), ha remitido una demanda por la escolarización de sus propios ciudadanos, atendiendo a que piensan que es irregular. Inconcebible.  En el lado político general, la situación ha cambiado según el fotógrafo gracias a la nueva visión de la Delegada del Gobierno Sabrina Moh, tras el relevo desde Moncloa.

Los problemas de la falta de colegios o los continuos problemas con los centros de internación de menores (tanto en Melilla como en el resto de España) que se están convirtiendo en centros especializados para menores según su origen étnico, graves infracciones a la Ley del Menor (Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia. )

Por otra parte el problema de Melilla es la estrategia del control de fronteras del Estado Español y la Unión Europea. Mientras que entre los años 2000 a 2008 llegaron a España unos 5 millones de migrantes, en Melilla por la valla pasan cada año unos 3000 inmigrantes en la actualidad, principalmente subsaharianos. Otros 3.000 de origen sirio y de países en conflicto del medio-oriente pasan gracias a su condición de refugiados de guerra por la frontera.

El férreo control del Monte Gurugú por la policía marroquí y de la valla por los cuerpos y fuerzas de seguiridad del estado (Guardia Civil) hace que muchos de los que necesiten cruzar la frontera, por diversos motivos, se lancen al mar (y a las mafias) con la distinta suerte en su destino. Son ya decenas de miles de muertos en el Mediterraneo por esta causa.

Mientras otros pasos fronterizos en Europa tienen zonas seguras para que los migrantes puedan al menos pedir asilo, la fronteras de Ceuta y Melilla son fronteras “darwinianas” (en palabras de José Valenzuela) diseñadas de tal forma que solo lleguen los que más suerte hayan tenido. Esto es una clara ruptura con la declaración de los derechos humanos, en sus artículos sobre las migraciones y los refugiados de guerra, perseguidos por su diversidad étnica o cultural, derechos LGTBi, etc…

Las causas de esta persecución de la inmigración subsahariana, las pone Palazón en varios aspectos:

  • Crear un enemigo social fácil de identificar (por el fenotipo)
  • Generar un miedo a los migrantes en situación alegal, para un control laboral de la economía sumergida.

Sobre la pregunta clásica populista de si hay medios para cubrir todas las necesidades migratorias de África desde España, la respuesta es que esta solución debe ser europea, con la crisis demográfica a la que estamos sometidos por la falta de generaciones jóvenes, la crisis económica, etc… las soluciones no pueden ser adoptadas de manera unilateral por España o creando áreas transfronterizas ajenas a la UE y financiándolas como Marruecos, donde no existen derechos humanos para los migrantes.  En una población de 500 millones de habitantes con el PIB más alto del planeta, con retos demográficos y de despoblación en muchos países, es más que probable que pudiera mirarse el reto migratorio de otra manera.  Por otro lado, la ayuda al desarrollo también debe centrarse en los pueblos de origen, y no en favorecer el control migratorio.

El otro punto de interés fue la charla de Adoum Mahamat, soldador camerunés que nos relató su trágica historia hasta llegar a España.

44113592_10156297302179807_8603614037067956224_o

La historia de Adoum nos hizo reflexionar y mucho sobre cómo la casualidad de nacer en unos y otros lugares hace que la suerte en la vida esté basada en el bienestar o en un camino de sufrimiento extremo. Adoum cruzó 5 veces la frontera de Melilla, siendo devuelto 5 veces. Y después terminó cruzando la de Ceuta.

Para lograrlo, sobrevivió a las condiciones de vida del Monte Gurugú durante un año y ocho meses y al intento de entre 80 y 100 veces de cruzar la valla. Cada fracaso en este cometido eran expulsados a 80 km de la frontera, y metidos en un centro donde no se cumplía ningún tipo de norma humanitaria. La vuelta a empezar, el camino de vuelta andando, las jornadas escondidos desde las 5 de la madrugada hasta las 22.00h para no ser detenido por la policía marroquí, son solo alguno de los ejemplos de la capacidad de supervivencia de algunos individuos, que nos recuerdan la esencia del ser humano: perseverar.

La muerte de decenas de personas que estuvieron en esos saltos o que intentaron cruzar en patera, las palizas constantes, la rotura en dos ocasiones de una pierna por agresiones marroquíes o las continuas heridas por pedradas o cortes de la valla, son solo algunos ejemplos de como 185 de sus compañeros cruzaron hacia nuestro país. Tres fallecieron según fuentes oficiales, aunque él asegura que fueron nueve personas.  Actualmente tiene permisos de residencia y trabaja como soldador, su formación y experiencia anterior en Camerún.

¿Qué podemos hacer nosotr@s?

  • En primer lugar exigir que se cumplan las mínimas condiciones humanitarias en los centros de internamiento de extranjeros y  centro de menores tanto en Melilla como en el resto del estado. Esto nos dará una visión de compromiso social hacia los más desprotegidos de nuestra sociedad, nos marcará como civilización ética.
  • En segundo lugar apoyar a asociaciones que intentan escolarizar menores, como Prodein. También dar alternativas de ocio a estos menores. El proyecto junto a la Asociación Garaje del festival Interrapción y los trabajos posteriores entre menores de aquí y allí utilizando el rap, les da un refugio de actividades que les visibiliza, les hace sentirse parte.
  • A través de otras asociaciones de ayuda directa como Asociación Arena, de ámbito comarcal. En el transcurso del otoño 2018 les propondremos algún tipo de actividad benéfica para recaudar fondos.

Conclusiones: 

  • Hay que hacer un debate global, alejándose de los mensajes del populismo que recorre Europa, que es xenófobo y solo traerá odio. La Unión Europea debe cambiar su estrategia de fronteras y hacer mayor crítica para solucionar los propios problemas que ponen en duda sus fundamentos y no ayuda a resolver sus propios problemas internos.
  • En un mundo globalizado, donde el cambio climático, las guerras, etc… harán que el proceso migratorio cambie, tenemos dos posibilidades, o saber como mediar en el proceso, interviniendo en nuestras propias sociedades de acogida y en las sociedades donde los migrantes salen, para lograr un mayor equilibrio en la igualdad. El otro proyecto es el de cerrar nuestro mundo a cal y canto, en una llamada “necropolítica” desatendiendo a los retos civilizatorios que vienen y dando por sentado que mucha gente va a morir por seguir haciendo esta política de control.
  • Asumir que hay lineas rojas en los Estados que como sociedad democrática no podemos asumir y más en lugares tan singulares como Melilla.
  • Favorecer el dialogo y el debate en nuestro entorno local para que la diversidad sea entendida como una oportunidad de futuro, marcando también los límites de los derechos humanos como manera de caminar conjuntamente, huyendo de la multiculturalidad que todo lo acepta y yendo hacia una sociedad interculturalidad, donde el respeto a la diversidad sea la base de la convivencia y el mestizaje un nuevo símbolo de ciudadanía emergente.

Compromiso socialista

Sin firmar un documento /sin mediar un previo aviso / sin hacer un juramento / hemos hecho un compromiso

Con estos versos cantaba Antonio Machín una declaración no formal de amor, basada en la confianza y en el vínculo creado, no en papeles o contratos. Hace poco Diego El Cigala junto al cantante cubano Reinaldo Creagh, hacía una versión tremenda en “Dos Lágrimas” que nos hacía a muchos conocerla.

Escuchar a Diego el Cigala

El sentido de la canción es una idea simplísima, el compromiso no nace ni del tiempo ligado a una persona o a un lugar, ni de las formas que lo concreten. El compromiso es voluntad y de ahí dependen pocos factores externos a quienes contraen dicha condición ética.

El compromiso, si es colectivo, hace que sea inquebrantable la voluntad de los objetivos marcados. Puede flaquear la voluntad de una persona del grupo, pero nunca la de todos. Así un grupo motivado y con cohesión suele implicarse y comprometerse.

Como decía José María Rodríguez, mi profesor de estrategia de las organizaciones, las decisiones no deben nacer de las casualidades, ni de las oportunidades. Las decisiones deben tomarse a partir del compromiso adquirido con una causa.

Las causas las elegimos según los objetivos, ya sean objetivos individuales, en el cual es el ego el que actúa, o por objetivos grupales. Estos objetivos suelen ser más amplios pues hay más personas dispuestas a sacrificarse por ellos. Y requieren de capacidades diferentes

Hay causas nobles, todas las que tienen que ver con el bien común, que terminan generando compromisos fuertes. Háblale a un grupo de personas de mejorar su entorno, de tener en cuenta a los más desfavorecidos o de cambiar lo que socialmente necesita un impulso de ilusión y tendrás un grupo de personas motivadas. Si la causa es pequeña o no es motivante, el resultado será mucho menor.

Una de las eternas luchas en la historia de las sociedades pues, es la de aquellos que se mueven por los intereses colectivos, frente aquellos que defienden los propios.

Es fácil de enumerar a unos y a otros, dado que las estrategias cambian. Por lo general, un interés colectivo es anunciado sin rubor, suma apoyos por la misma nominación del mismo. Poca gente dejará de emocionarse cantando himnos de las luchas sociales.

Sin embargo, es frecuente que las causas individuales necesiten de pocos himnos, poca épica y poca publicidad. Una causa que se sabe no es noble, no puede perseguirse a lomos de un caballo a voz en grito. Los subterfugios del poder, se dan en charlas con personajes como Villarejo.

Hoy en día, donde cada día hay una trama nueva que intenta tumbar al presidente Pedro Sánchez del poder, debe haber cientos de reuniones secretas de personas con intereses personales muy altos, para que esté sucediendo lo que está pasando.

Y es que los y las socialistas llevamos nuestro ideario adjunto a las acciones que hacemos en nuestras labores de gobierno. Desde el gobierno central de Pedro Sánchez, pasando por las autonomías como Andalucía o pueblos como el nuestro, nuestro compromiso no hay que enumerarlo por los contratos sociales, o programas que seamos capaces de escribir. A nosotr@s nos pueden medir por los hechos.

Tampoco nos hace falta hacer la política de la comunicación taladrante de grupos como Podemos, que tienen más de voz que de hechos.

Lo bueno de nuestro compromiso, es que se se sabe de él por nuestras acciones. Las podemos enumerar y contar como ellos pero también evaluar por sus consecuencias reales. El compromiso socialista es ético, depende del movimiento y es evaluable.

Desde aquí una defensa de tod@s los y las socialistas que desde 2015 estamos trabajando para cambiar nuestro entorno, mejorar las vidas de los que nos rodean. También del gobierno de Pedro Sánchez, que poco a poco en unos meses ha sentado las bases de una gran transformación social que viene.

Gracias por vuestro compromiso.

Juventud y partidos

Una de las claves en el futuro de la política es cómo participarán los y las jóvenes en los partidos políticos que sobrevivan al devenir de los tiempos. Y como consecuencia, las tendencias electorales que se generen entre ell@s.

Desde luego, la irrupción de Podemos y Ciudadanos, supuso un nuevo interés hacia estos partidos, que tenían el objetivo de ocupar el espacio para la “renovación” de la política. Podemos, intentando capitalizar el 15M y Ciudadanos entregándose al vacío ideológico, acumularon voto joven en las dos ultimas elecciones con mensajes más o menos populistas y demagógicos, quizás más simples para conectar más fácilmente con la juventud.

Desde la izquierda tradicional, desde el PSOE cometimos varios errores en el pasado:

  • Primero: tener una organización como Juventudes, que en vez de servir solo como lugar de socialización y formación política, que lo es, ha servido de plataforma para conseguir cuotas de poder. Cuando se tiene un coto de cuotas, no se debate con el partido en general, lo que se hace competir entre los mismos jóvenes por situarse en ese acceso al poder por cuotas.
  • El dominio sobre dicha juventud se hace orgánicamente y no por sus capacidades de progresar libremente en la organización, compartiendo espacio con el talento intergeneracional del partido. En otras organizaciones hay jóvenes que llegan a liderar empresas, organizaciones sociales, proyectos, etc… En nuestro partido no es lo habitual.
  • El segundo error fue político. Desde el gobierno de Rodriguez Zapatero, si bien avanzamos muchos derechos y libertades sociales, cuando llegó la crisis se dejó abandonado a un grupo social dificultando su acceso al mundo laboral y educativo de una manera tan fácil como la tuvimos unos años antes. No cubrimos las expectativas previamente creadas en los años de bonanza económica. De ahí viene parte de la indignación del 15M.
  • El tercer error que aún viene del final de la época de Zp y sobre todo de los años de oposición, ha sido el aspecto formal. Suele decir Gabilondo que “la estética también ética” y si algo nos está fallando, es la estética general del partido. En la guerra abierta que hubo entre González-Sinde en cultura y el mundo de internet, se abrió una brecha que desembocó también en el 15-M. La cultura tradicional de las industrias culturales se impuso en nuestro partido frente a lo que estaba sucediendo en un nuevo mundo en las redes.

Incluso ahora que gozamos de un presidente del gobierno socialista y un gabinete de mujeres y hombres preparados y abiertos a la sociedad civil, falta la representación de los y las jóvenes, y herramientas para llegar a hablar su propio idioma, sus propias normas, su propia estética.

Podemos no tendrá nuestra solidez de gobierno, pero deja espacios libres para jóvenes en espacios de representación. Si Errejón o Irene Montero son populares, da igual si estamos o no de acuerdo con ellos, pero fuera de su elitismo académico, formalmente llegan más fácilmente que otros discursos, incluso más éticos y responsables, pero con unas formas totalmente alejadas de la juventud.

El debate intergeneracional básico para participación de los jóvenes.

¿Alguien ha estudiado cómo usan las redes sociales la juventud? ¿Vemos sus estados prácticamente volátiles de instagram? ¿Sabemos bien las preocupaciones que tienen? ¿Hay espacios para que participen utilizando sus propias normas o la falta de ellas?

Este artículo desde luego no cumple con el objetivo de ser atención para los jóvenes, sino precisamente para los responsables que dan vueltas a cómo atraer a los jóvenes.

Si intentamos hacer un análisis más sociológico o etnográfico, la debilidad de la pertenencia a grupos formales, la liquidez de las relaciones, hacerles partícipes como entendemos tradicionalmente la militancia seguramente sea más difícil que hace años. Si estudiamos cómo fabrican sus propias identidades,habrá que trabajar mucho y diferente para conseguir construir una identidad en la que el socialismo sea parte de su definición. Al menos como votantes.

Desde mi militancia política y responsabilidad pública como concejal de juventud, creo que la primera necesidad es escuchar cuáles son sus preocupaciones. Participar de sus eventos, proponerles iniciativas en la que tanto instituciones como ellos compartan las normas, transgredir los límites usuales de lo que vale o no vale. Y sobre todo no juzgar lo que nos cuentan y hacen. Es su propia vida y la están viviendo de una manera mucho más original de cómo lo hicimos nosotros.

Dar alternativas reales de educación más allá de las habituales exigencias de que vayan a la universidad (grados de formación profesional o certificados profesionales) o empleo (programas garantía Juvenil) y hacer ocio que integre valores, pero que les dejen expresarse libremente y que propugne universales como la igualdad, siempre acerca más, que ponerles en el foco de los problemas y culparles de las propias carencias de nuestra sociedad hacia con ellos.

En conclusión, creo que hay que alejarse mucho de lo que como partidos hemos hecho tradicionalmente, jugar en otros campos estéticos y de expresión, y generar espacios de participación, para que algún día estos y estas jóvenes de los que queremos captar la atención, se acerquen a nuestro partido centenario, con todas nuestras grandezas y también nuestras debilidades formales.

¿Estamos dispuestos a arriesgar? Hasta que no lleguemos a hablar en los espacios donde la juventud tiene su atención y con su mismo idioma, no llegaremos a que nos escuchen. No van a venir por sus propios medios.