Juventud y partidos

Una de las claves en el futuro de la política es cómo participarán los y las jóvenes en los partidos políticos que sobrevivan al devenir de los tiempos. Y como consecuencia, las tendencias electorales que se generen entre ell@s.

Desde luego, la irrupción de Podemos y Ciudadanos, supuso un nuevo interés hacia estos partidos, que tenían el objetivo de ocupar el espacio para la “renovación” de la política. Podemos, intentando capitalizar el 15M y Ciudadanos entregándose al vacío ideológico, acumularon voto joven en las dos ultimas elecciones con mensajes más o menos populistas y demagógicos, quizás más simples para conectar más fácilmente con la juventud.

Desde la izquierda tradicional, desde el PSOE cometimos varios errores en el pasado:

  • Primero: tener una organización como Juventudes, que en vez de servir solo como lugar de socialización y formación política, que lo es, ha servido de plataforma para conseguir cuotas de poder. Cuando se tiene un coto de cuotas, no se debate con el partido en general, lo que se hace competir entre los mismos jóvenes por situarse en ese acceso al poder por cuotas.
  • El dominio sobre dicha juventud se hace orgánicamente y no por sus capacidades de progresar libremente en la organización, compartiendo espacio con el talento intergeneracional del partido. En otras organizaciones hay jóvenes que llegan a liderar empresas, organizaciones sociales, proyectos, etc… En nuestro partido no es lo habitual.
  • El segundo error fue político. Desde el gobierno de Rodriguez Zapatero, si bien avanzamos muchos derechos y libertades sociales, cuando llegó la crisis se dejó abandonado a un grupo social dificultando su acceso al mundo laboral y educativo de una manera tan fácil como la tuvimos unos años antes. No cubrimos las expectativas previamente creadas en los años de bonanza económica. De ahí viene parte de la indignación del 15M.
  • El tercer error que aún viene del final de la época de Zp y sobre todo de los años de oposición, ha sido el aspecto formal. Suele decir Gabilondo que “la estética también ética” y si algo nos está fallando, es la estética general del partido. En la guerra abierta que hubo entre González-Sinde en cultura y el mundo de internet, se abrió una brecha que desembocó también en el 15-M. La cultura tradicional de las industrias culturales se impuso en nuestro partido frente a lo que estaba sucediendo en un nuevo mundo en las redes.

Incluso ahora que gozamos de un presidente del gobierno socialista y un gabinete de mujeres y hombres preparados y abiertos a la sociedad civil, falta la representación de los y las jóvenes, y herramientas para llegar a hablar su propio idioma, sus propias normas, su propia estética.

Podemos no tendrá nuestra solidez de gobierno, pero deja espacios libres para jóvenes en espacios de representación. Si Errejón o Irene Montero son populares, da igual si estamos o no de acuerdo con ellos, pero fuera de su elitismo académico, formalmente llegan más fácilmente que otros discursos, incluso más éticos y responsables, pero con unas formas totalmente alejadas de la juventud.

El debate intergeneracional básico para participación de los jóvenes.

¿Alguien ha estudiado cómo usan las redes sociales la juventud? ¿Vemos sus estados prácticamente volátiles de instagram? ¿Sabemos bien las preocupaciones que tienen? ¿Hay espacios para que participen utilizando sus propias normas o la falta de ellas?

Este artículo desde luego no cumple con el objetivo de ser atención para los jóvenes, sino precisamente para los responsables que dan vueltas a cómo atraer a los jóvenes.

Si intentamos hacer un análisis más sociológico o etnográfico, la debilidad de la pertenencia a grupos formales, la liquidez de las relaciones, hacerles partícipes como entendemos tradicionalmente la militancia seguramente sea más difícil que hace años. Si estudiamos cómo fabrican sus propias identidades,habrá que trabajar mucho y diferente para conseguir construir una identidad en la que el socialismo sea parte de su definición. Al menos como votantes.

Desde mi militancia política y responsabilidad pública como concejal de juventud, creo que la primera necesidad es escuchar cuáles son sus preocupaciones. Participar de sus eventos, proponerles iniciativas en la que tanto instituciones como ellos compartan las normas, transgredir los límites usuales de lo que vale o no vale. Y sobre todo no juzgar lo que nos cuentan y hacen. Es su propia vida y la están viviendo de una manera mucho más original de cómo lo hicimos nosotros.

Dar alternativas reales de educación más allá de las habituales exigencias de que vayan a la universidad (grados de formación profesional o certificados profesionales) o empleo (programas garantía Juvenil) y hacer ocio que integre valores, pero que les dejen expresarse libremente y que propugne universales como la igualdad, siempre acerca más, que ponerles en el foco de los problemas y culparles de las propias carencias de nuestra sociedad hacia con ellos.

En conclusión, creo que hay que alejarse mucho de lo que como partidos hemos hecho tradicionalmente, jugar en otros campos estéticos y de expresión, y generar espacios de participación, para que algún día estos y estas jóvenes de los que queremos captar la atención, se acerquen a nuestro partido centenario, con todas nuestras grandezas y también nuestras debilidades formales.

¿Estamos dispuestos a arriesgar? Hasta que no lleguemos a hablar en los espacios donde la juventud tiene su atención y con su mismo idioma, no llegaremos a que nos escuchen. No van a venir por sus propios medios.

Anuncios

Moralzarzal: un ejemplo de la fuerza de lo colectivo

Si ya escribí al final del año pasado agradeciendo el trabajo compartido por  tanta y tanta gente en la labor política que desempeño a diario de manera individual, es hora de poner el valor lo que hacen como colectivo. Y la suerte de poder trabajar junto a ell@s compartiendo un espacio ético de cambio y transformación. Lo colectivo es lo que marca el desempeño de los y las socialistas cuando gobernamos.

Lucha feminista. 

Un factor que cambia la suerte de la lucha feminista es su colectivización. Este 8M en Moralzarzal hemos visto un cambio vital: asociaciones, partidos, ciudadanía e instituciones, hemos ido de la mano para poner por encima la lucha feminista que otras reivindicaciones de sus grupos.

Desde las propuestas de la Concejalía de Igualdad y la THAM, cada vez más integradas, como la propuesta de MujerEsMas de concentrarse en a plaza, el evento con la Asociación Convivencia y Tolerancia, así como los 2 autobuses que fuimos a Madrid a la manifestación, llenos de mujeres de diversa sensibilidad política y social, hasta la moción apoyando la huelga a propuesta de Mec y aprobada por la mayoría del pleno (PSOE, VxMP!) han sido una muestra del poder de lo colectivo en un espacio de lucha como es la búsqueda de la igualdad y el feminismo en nuestro municipio.

Haber podido provocar que todos estos hechos coincidieran y compartamos esos espacios, ha sido una de las tareas más satisfactorias que he podido desarrollar en este tiempo.

 


Peñas como dinamización colectiva de las fiestas.  

Sin duda, el esfuerzo de planificar desde el área de juventud a través de l@s técnicos una actividad donde más de 300 jóvenes participan durante todas las fiestas en los eventos más tradicionales merece la pena. Si además se le suma, la voluntad conjunta de los y las jóvenes de participar en campañas como “No es no, en fiestas no todo vale” junto a la concejalía, queda claro que aunar fuerzas es más potente aún. Es la demostración de que se puede hacer una reivindicación social necesaria en un entorno de ocio y además hacer que todos nos sintamos orgullosos de dicha campaña. Y además haciéndolo mientras disfrutábamos.

5D28768D-3FAF-40E0-A3B9-A791DFCF2ADF

Empleo como objetivo colectivo. 

El desempleo es una prueba de que la sociedad no funciona como debería, al no cumplir una regla básica del pacto social: todas las personas tienen derecho a un trabajo digno. Visto así, es obligación de todos intentar solucionar el problema que sufren mucha gente, con la misma intensidad que si fuéramos nosotros mismos lo que lo sufrimos.

Desde #dinamizaMoral ya han participado más del 300 personas En situación de desempleo o búsqueda de mejoras, a las que desde sesiones individuales y formación colectiva se trata de mejorar sus condiciones de empleabilidad.

064B59E3-D7CC-43C4-8862-709A49BA6006.jpeg

Otro ejemplo, y creo que el mejor, son las dos Lanzaderas de Empleo que se han puesto en marcha, tras ser uno de las propuestas socialistas a los primeros presupuestos que pudimos votar a favor antes de entrar en el gobierno.

Estas dos lanzaderas, han sido un ejemplo práctico de cómo el poder de lo colectivo, cambia deficiencias del sistema, demostrando como, si entre 20 personas en desempleo, guiadas y apoyadas por una coordinadora y por los demás recursos municipales, pueden encontrar un empleo más fácilmente que individualmente.

Desde el minuto 0 entendimos que hay que involucrarse en estos proyectos, como si nos fuera nuestro propio destino en ello. Agradecer que lo impregnen todo de ilusión y fuerza.

 

Equipos de trabajo

También, hay que destacar los equipos de trabajo en los que seamos capaces de participar o sea nuestra responsabilidad liderar. Nunca serán tan buenos si no es la fuerza del grupo la que le da su carácter. Aquí puedo decir que he tenido suerte al encontrar aliados del día a día, en las áreas de trabajo, entre compañeros de gobierno, en funcionarios, compañeros de partido, etc. El trabajo diario, como una máquina colectiva.

49A08209-A79E-414B-9F79-33CF518932CE

El último ejemplo, de la fuerza de un colectivo, es sin duda lo concerniente a los partidos. Ahora que ya hace un año que se nos fue Manolo, cada vez que hablo sobre los colectivos, recuerdo un Uno de Mayo que celebramos los compañeros y compañeras socialistas. Va por ti Manolo. La fuerza, tod@s.

BB965997-E021-4C3F-A7F8-0DA5661F9C06

Desde la universidad en la delegación de alumnos y desde que llegué al PSOE todos los proyectos que he participado en su puesta en marcha han sido colectivos y con un espirtu crítico: Juventudes Socialistas, Bases en Red, Foro Ético, Militantes Vigilantes  o la transformación que desde 2015 hemos visto en los socialistas de Moralzarzal.

La política ya nunca más será individual, ni propiedad única de lo partidos políticos.  La fuerza siempre vendrá del colectivo, de la opinión pública, de la capacidad de unir conciencias, de debatir, de aunar fuerzas en la diversidad.  

Y en eso seguiremos trabajando 

 

 

Y el feminismo se hizo trending topic. 8M2018

De vuelta de la manifestación del 8 de Marzo, con más de cien personas de Moralzarzal en dos autobuses, todavía vengo impresionado y emocionado de lo que hemos visto en Madrid.

Nunca una manifestación feminista había sido tan global, masiva, participada. Los tambores y los cánticos resuenan, las fotos aún en la camara nos traen recuerdos casi vívidos en nuestro subconsciente, y la reflexión solo puede ser una: mientras el feminismo era algo de unos cuantos colectivos, los éxitos nos parecían pequeños, pequeños pasos.

Hoy, el éxito ha sido tan grande, que hemos avanzado pasos para hacer de una lucha de un colectivo a una lucha de toda la sociedad. Así es como acabamos con el terrorismo, así se terminará con el machismo.

Vuelvo feliz. Porque el feminismo es una forma de felicidad. Intentaremos trasmitirlo a todos y todas.

Espacios de lucha. La huelga feminista del #8M

17098087_10154711254384807_4856494884720455899_o

Uno de los debates claros en este especial 8 de Marzo, donde se ha planteado una huelga feminista es cuál debe ser el papel de los hombres en este movimiento.  Lo primero de todo es explicar por qué una huelga denominada feminista, una huelga de mujeres.

  • A lo largo de la historia se ha demostrado que los avances en los derechos de las mujeres los han conseguido ellas, mediante la movilización social. En este momento causas tan graves como la brecha salarial y la desigualdad en el acceso al empleo ya son un motivo suficiente para plantear la huelga de mujeres en el estricto sentido laboral.
  • Además, hay una desigualdad en las tareas asignadas según la definición patriarcal de los roles de género. Desde las tareas domésticas hasta el tipo de trabajos en los que tienen que ver los cuidados, la asignación histórica de la mujer a estos espacios generan una falta de conciliación y un acceso al mercado laboral desigual. Esto significa que hay trabajos que tienen una cotización menor, solo por el hecho de que históricamente se han ocupado de ellos las mujeres. Si lo extrapolamos al cuidado de nuestros mayores, de la infancia, a las tareas meramente de intendencia doméstica, la brecha sigue en pie. Tiene mucho sentido la huelga de brazos caídos en los cuidados que plantean dentro de las reivindicaciones del #8M
  • ¿Son las relaciones de pareja igualitarias? Mientras siga habiendo violencia de género de manera habitual y generalizada, maltrato, violencia psicológica, acoso, etc. no se llegará una sociedad con relaciones sanas. Así pues una huelga afectiva puede darnos a pensar qué energía ceden a la sociedad las mujeres y que no siempre es correspondida en intensidad.
  • Hay quien tiene miedo a decir que las causas de la desigualdad de género, tienen sus raíces en la desigualdad económica y que se intrinca la relación inequívoca entre patriarcado y capitalismo. No sabemos si el capitalismo es una forma de control que adopta el patriarcado hacia las mujeres o viceversa. Está claro que luchando desde políticas públicas que favorezcan el control del capitalismo de mercado, hacia una economía social de mercado, también lucharemos contra el patriarcado.  Una huelga de consumo, es un aviso hacia el capitalismo de que toda la estructura solo sobrevive si seguimos consumiendo. El sentido en sí no es dejar de consumir, sino consumir en aquellas economías y productos que tengan un mejor encaje social, laboral, medioambiental con el mundo en el que vivimos.
  • ¿Por qué se reproduce el patriarcado? A parte de lo intrincado que está social y culturalmente, sobretodo es un problema educativo. Este problema se reproduce en colegios y escuelas, de manera continua, siendo a veces desapercibido. Una huelga educativa pone en relieve la necesidad de rediseñar el sistema educativo, teniendo desde el inicio una visión de género, que cambie desde la forma en que se distribuyen los patios, hasta los propios sistemas educativos y contenidos de las asignaturas.

¿Qué papel pintamos los hombres en el movimiento feminista? El principal concepto es saber que somos acompañantes en la lucha, que las que están cambiando la forma de la sociedad y pidiendo por unos derechos que les pertenecen son ellas. Pero no hay que olvidar que el modelo de sociedad que elijamos vivir los hombres hará una sociedad más justa para todos y todas, por lo que al final los resultados serán buenos para la ciudadanía en general.

Errores que cometemos: La primera actitud que solemos tener los hombres que participamos en este movimiento es intentar incorporarnos a su espacio propio de lucha.  Aquel  espacio que las mujeres han construido durante años con esfuerzo, lo intentamos liderar o al menos hacer un mansplaining con el sentido de la lucha feminista. Nos educaron para ello y nos cuesta desprendernos de ser quienes nos pongamos al frente. Un aprendizaje meramente feminista, es dejar hablar a las mujeres, escuchar y aprender. Y nada más.

Convertir nuestros espacios en espacios feministas.

Hay demasiados espacios masculinizados de poder, espacios donde solo estamos hombres en nuestra vida común, laboral, familiar y de amistad, donde poder hacer el mismo trabajo feminista que por otro lado las mujeres hacen desde su propio espacio de lucha.

Os va a generar problemas y enfados con amigos, con empleados e incluso con vuestros jefes, pero es nuestra obligación para la búsqueda de una sociedad más justa ser activistas de aquello que creemos.  

Imponer unas normas básicas cuando estamos en sociedad como no fomentar el acoso laboral, dejar de compartir contenidos machistas, esforzarnos en un lenguaje inclusivo o al menos usar uno respetuoso, no patrocinar conversaciones en las que se mercantiliza a nuestras mujeres cercanas es un buen principio para mejorar el trato.

Además incorporarnos de manera inequívoca a todas aquellas tareas domésticas. Olvidar el concepto “ayudar” y cambiarlo por el de “ser responsables” de las mismas, así como somos responsables de otras facetas de nuestras vidas.

En los espacios públicos, por ejemplo en mi caso como concejal,  hay muchas opciones para el trabajo:

  • Fomentar espacios laborales donde las reglas sean claras: a igualdad de tareas mismos sueldos.
  • Buscar los elementos que hacen los espacios menos igualitarios (por ejemplo mediante formularios de preguntas que nos den una opinión clara de lo que sucede en nuestro campo de trabajo)
  • Innovar en la contratación pública incluyendo criterios de igualdad en los pliegos de contratación. Si ya están instaurados los pliegos con criterios sociales, hay que seguir investigando e incorporando nuevas ideas que mejoren la gestión.  Ahora que se pone en marcha la nueva ley de Contratos, debemos estudiarla a fondo para lograr mejores resultados en la contratación.

Como responsable político, participaré del paro parcial que han convocado UGT y CCOO el próximo 8M, pero creo que es importante que mi presencia, fomente que todos los eventos que ese día se convoquen sean lo más visibles posibles, que desde el Grupo Municipal Socialista y sus áreas de gobierno, Juventud, Empleo e Igualdad, se faciliten que durante esta semana todas las actividades que hemos participen el número máximo de hombres y mujeres que creemos en esta causa. La más justa.

Actividades conmemorativas del 8 de Marzo Día internacional de las Mujeres en el Ayuntamiento de Moralzarzal, Mancomunidad THAM y asociaciones que participan.

 

Camino del 8M: la luz del feminismo.

El feminismo es un humanismo, pero informado. Amelia Valcárcel

Es desde el feminismo donde poder desarrollar la actividad política más difícil que existe: luchar contra la desigualdad que sufren las mujeres en el mundo por el mero hecho de su condición al nacimiento.

La injusticia de un mundo desigual, con un sistema que reproduce esa desigualdad y que desprovee de las mismas oportunidades a las mujeres, arrojadas desde el minuto cero a un mundo machista, es una injusticia con la que mucha gente no podemos vivir.

Al acercarse al feminismo, como movimiento formado por un grupo de personas formadas, comprometidas, al a arcercse al feminismo como conocimiento complejo de un ideario y de un método, como forma de lucha, se generan unas posibilidades que en las otras áreas de la política cuesta encontrar: el trabajo está prácticamente entero por hacer, la estructura del patriarcado es tan compleja que aún no hemos logrado herramientas que lo pongan en duda desde los esquemas tradicionales. Y hace falta buscar esas alternativas.

Se han logrado avances gracias al sacrificio y lucha de muchas mujeres, legislar sobre ciertas injusticias, cambiar algunos conceptos que creían inamovibles en la sociedad, pero queda mucho más camino. Y es una oportunidad de reflexión colectiva que no podemos posponer.

El feminismo como ideario y método nos abre una vía para analizar de una manera diferente los procesos sociales. Y proponer soluciones nuevas a problemas históricos que nunca se han resuelto por no tener estos conocimientos.

Así visto, el feminismo es la innovación social más importante. Una luz con la que iluminar nuestro camino, que da soluciones al mayor problema que tenemos como especie.

Mientras más nos conocemos, mientras más reflexionamos, mientras más debatimos y mientras más luchas nuevas se plantean, mejoramos como sociedad. El feminismo además es una forma de relación. Si bien la sororirad entre las mujeres y la lucha, que les pertenece, deben ser una forma de vida apasionante, acompañar a este movimiento y posibilitar espacios, por pequeños que sean ya son un aliciente que mejora la vida de los que se atreven a dar el paso. Gracias a todas por enseñarnos, dejarnos un espacio compartido de lucha y darnos herramientas para mejorar los espacios machistas donde tenemos que convivir diariamente.

Vivir bajo la luz que nos da el feminismo, implica entender mejor nuestro entorno, escuchar mejor los argumentos que cada día se nos presentan y tener herramientas críticas para descomponer en parte la experiencia machista a la que parecía que tenemos que acostumbrarnos.

En torno al 8 de Marzo, día internacional de las Mujeres, se ha convocado una forma alternativa de lucha, una huelga feminista, convocada por plataformas ciudadanas, y un paro parcial propuesto por UGT y CCOO.

La huelga feminista, una huelga laboral, de cuidados, de tareas comunes, de afecto… etc. representa una herramienta diferente para luchar contra un problema global. Personalmente haré el paro parcial de dos horas (con las consecuencias laborales precisas) para acompañar al movimiento y que incrementen las cifras de una huelga que esperemos (aunque no sabemos) sea masiva.

Queda por ver si el resultado es una mayor atención entre la población general a la igualdad,