Ilusión (psicólogos y pacientes)

Las elecciones solo se ganan de una manera. Solo de una. Y es haciendo que elector se ilusione.  O por el contrario, que elector del adversario se desilusione, que viene a ser lo mismo, influir en la ilusión de la gente.
 
La manera más fácil de perderlas siempre ha sido la misma, desilusionando al propio electorado. Ni siquiera hace falta un adversario digno para perder las elecciones.
 
Las ilusiones se pueden crear de varias maneras:
 
·         Desde los proyectos innovadores, de futuro, en los que el ingenio y la capacidad visionaria es necesaria. Exige mucha estrategia y buena comunicación, si no el electorado no los entiende.
·         Con gran tendencia a hablar del bienestar de la ciudadanía, método que funciona cuando hay estabilidad económica
·         Creando  otra ilusión, la ilusión del cambio porque los que están gobernando lo han hecho mal o no saben solventar las circunstancias adversas que se les han encontrado.
 
En los primeros casos se trabaja con el positivismo. Muchos  políticos no analizan bien cómo ganó J.L. Rodríguez Zapatero sus primeras elecciones y sin duda fue jugando con la ilusión como arma electoral.  Hablan sobre supuestos “buenismos” cuando se comenta esta opción dentro de la organización, pero no se dan cuenta, que el electorado no tiene la visión desde dentro para ver los problemas de un partido intrínsecos a su organización. Al electorado, siempre hay que ofrecerles lo que le genere la ilusión de salir de su casa e ir a votar.
 
En Mayo tenemos unas elecciones por delante, en las que debemos ilusionar y proponer las ideas necesarias para lograr este objetivo, tal y como citábamos antes y adaptando los objetivos a Madrid:
 
a)      Sobre proyectos innovadores y visionarios siempre se ofrecen muchos, mal organizados y difícilmente entendibles. Hay que trabajar en desgranarlos en ideas simples.
b)      Será difícil saber cómo hablar de bienestar en la situación que estamos, por lo que habrá que ver como generar la posibilidad de aumentar las prestaciones sociales sin necesidad de que el presupuesto que se use vaya en consonancia a los bienes que proporcionan. Una vez más hace falta inteligencias
c)       Es fácil, si se usa una buena comunicación demostrar que Gallardón y Esperanza lo hicieron mal o muy mal según los casos. Hay que unirse e incidir en hacer públicas, sencillas y accesibles estas faltas de servicio a las que Madrid tiene que aguantar.
 
Pero es imposible ganar las elecciones si unos y otros, de los que son nuestros se pelean por saber quien afrontará estos proyectos desde las listas y quienes desde su militancia de base desinteresada. Es imposible ganarlas si usamos a la ciudadanía de Madrid para crisparla, para enfadarla. Es muy difícil ganar unas elecciones sin dar una visión de soluciones posibles a los problemas que tenemos como país, región o ciudad.
 
Imaginen el caso del paciente que va al psicólogo e intenta contarle sus problemas y el psicólogo le dice que no, que van a cambiar los papeles y será él quien genere estas quejas, problemas y enfados. ¿Os lo imagináis? Pues no hagamos que el PSM se llene de psicólogos que se quejan al paciente y hagamos todos por tener una responsabilidad para ganar las elecciones.  Ya pasó una vez con las listas del Ayuntamiento, espero que ahora si se deje la posibilidad a los jóvenes de decidir qué hacer con sus políticas en la Comunidad de Madrid si se gana las elecciones, y que podamos ser representados por una pléyade de perfiles con savia nueva.  Y para ello hay que arriesgar y conocer a los integrantes de tu organización, hacer minería de perfiles y volver a escoger a los mejores. Y entre esos buenos políticos preparados estamos los jóvenes. Algo impertinentes, con ansias de ayudar, con ilusión y no me da ningún complejo insinuarlo, si no se cuenta con nosotros, fallará parte de la estrategia de generar ilusiones.
 
Yo no me escondo en los debates, lo digo claro. Somos un gran partido, lleno de ilusión y los que hagan o digan algo que fastidie esta ilusión es que simplemente no es de los nuestros.  Pensadlo cada vez que escribáis un Tweet, un Sms o publiquéis un Post en un blog, cada vez que discutáis en público, tenéis que pensar si sirve para generar ilusión o para destruiría. Al electorado le da igual las familias de los partidos, los secretarios generales, las primarias o quién va en las listas. A los ciudadanos les importan sus ilusiones. Aquí vamos todos a una y tenemos una responsabilidad.  Seamos psicólogos y no pacientes.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: