Los ciudadanos tenemos el poder de entendernos.

Los mercados, los poderes supranacionales, las empresas multinacionales, los gobiernos estatales, los partidos políticos, todos tienen intereses por los cuales pelear y crean conflictos sin pensar en el mal que ellos causan. Por lo general son enfrentamientos en los que un resultado pactado no sería aceptable por las ansias egocéntricas. Estos conflictos, que surgen del roce normal entre distintos estamentos, se suelen resolver de distintas formas, pero por lo general, terminan causando peores daños que los que se hubieran causado si se hubieran negociado de una manera más eficiente.

Los ciudadanos, sin embargo tenemos una posibliddad única de poder vivir en sociedad de una manera cívica entendiendo que entre todos podemos hacer que sea posible, entendiendo el significado del bien común. 

Hace poco escribía sobre el Civismo, después de las reacciones demagógicas sobre la polémica de la reducción de la velocidad de los automóviles en autovías/autopistas para disminuir el consumo de combustible y por ende la contaminación y paliar los altos precios.

Y esta posibilidad de vivir de manera cívica, parte de cómo gestionemos estos conflictos. Javier Wilhelm lo explica claro en sus sesiones de Mediación y Negociación aplicada a la política. Estamos en una sociedad que se acostumbró a que el poder dijera a los ciudadanos lo que hacer durante muchos años. Esto genera, que cuando tienen un problema de convivencia siempre acuden al poder por medio de la justicia, para que papá estado lo solucione sin la implicación de los ciudadanos, que meramente aceptaban las reglas de convivencia y no les quedaba otra que admitir las penas impuestas por incumplirlas.

Hay otro modelo posible, en el que la corresponsabilidad de todos  haga que nos hagamos partícipes de soluciones intermedias entre los intereses de los que intervienen en el conflicto. Pero para ello hay que escuchar, saber comunicar, plantear la negociación de manera abierta, y pensar en las alternativas que ambas partes tienen en la negociación.

A nivel político municipal ha resuelto muchos casos que no eran extrictamente judiciales y han fomentado a crear una ciudadania más responsable de sus actos y comprometida con una convivencia en diversidad.

Somos los únicos que podemos entendernos si queremos. Hagámoslo de una vez y no nos dejemos influir por el poder de los que tienen intereses que no parten del bien común.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: