18.000 inconformistas de carné

18.000 inconformistas de carné.

Nunca me gustado quejarme ni escribir con carácter victimista sobre una situación que me parece suficientemente clara para saber por qué estamos tan dominados por la derecha en la Comunidad de Madrid.  

En nuestra Comunidad habitamos unos 6.200.000 ciudadanos y ciudadanas de procedencia muy variada, como mi misma familia que llegó a la capital por una cuestión laboral hace ya 29 años. Las migraciones internas en España por motivos económicos fueron intensas desde el año 50 hacia las ciudades, llegando a ser masiva entre los años 70 y 80 que es cuando Madrid empezó a desbordar esta diversidad que la hacen tan especial. En los últimos 15 años ha sido la inmigración de otros países la que ha  seguido aumentando esta multiculturalidad que de manera tan evidente se ha asentado en Madrid para siempre.

Sociológicamente  también hemos cambiado, de ser una ciudad con un extrarradio industrializado a ser la ciudad de los servicios por antonomasia. Hemos pasado de ser una ciudad mezcla de trabajadores industriales y de servicios, a ser una ciudad cosmopolita, centro económico y de empresas en muy poco tiempo (en comparación con la progresión lenta de otras ciudades europeas)

Y en toda esta complejidad social vemos como políticamente la derecha lleva dominando durante varios lustros la política madrileña. Han llegado convencer a la clase media, imponiendo el modelo privado de acceso a los servicios públicos de calidad como una gran falacia económica y de facto, que parece haber calado y no hemos podido explicar desde la izquierda dicha falsedad.

¿Por qué hemos fallado? Es verdad que los partidos políticos tienen sus disputas históricas, desuniones, falta de liderazgo y detalles que asustan a la sociedad. Es un error que carga sobre nuestra memoria, aunque del cual, jóvenes como yo no somos responsables (hace poco un militante de una federación distinta, me decía que como militante madrileño tengo que asumir los errores del pasado, pues no, yo acabo de llegar hace unos años y solo puedo responsabilizarme de las decisiones que he tomado o que no he tomado)

La ineficiencia política en la gestión propia del partido, ha causado cierta desafección en el ciudadano, pero hay un problema más grave. En una población de 6.200.000 ciudadanos y ciudadanos, solo somos 18.000 intrépidos los que nos juntamos para organizar la resistencia política desde el socialismo para poder derrotar a Esperanza Aguirre. Es verdad que tenemos cientos de miles de apoyos en votos, en toda la región, pero para llegar a los votantes se necesitan medios y voces, para tener medios y voces se necesitan personas, y para tener personas deberíamos de habernos mostrado más atractivos. Y no lo hemos conseguido porque la sociedad ha dejado de estar tan implicada como a principio de la democracia.

Así pues el problema está en que nuestra voz no sirve para llegar a esos millones de madrileños que votarán el 22 de Mayo, porque no tenemos los medios de comunicación suficientes para que lleguen. Olvídense de los 300.000 militantes del PSOE a nivel nacional, de nuestros socios del PSC y de la marca de la Rosa. Para hacer el trabajo de calle, sólo somos 18.000 militantes del PSM contra el imperio de Esperanza y sus medios afines, el control de las empresas públicas, la cercanía de tantas y tantas empresas que tienen intereses financieros en la región o que dependen de las decisiones que tome. El otro día me decían por Twitter, que tener carné nos hace estar ligados a una rigidez ideológica y estar dirigidos. No, los socialistas somos trabajadores y trabajadoras, ciudadanos y ciudadanas libres que un día se indignaron y fueron a apuntarse a una organización con sus mismos ideales, donde encontrar personas con las que trabajar en una misma causa. La democracia ha demostrado que es la manera más eficiente de conseguir cambios.

No me quejo, solo pido que  seamos 18.000 voces gritando al unisonó el mensaje de que hay que quitar del acceso de las decisiones sobre el bienestar de los madrileños a la derecha que está privatizando dicho bienestar.

Somos uno de cada 350 ciudadanos de Madrid los que tenemos que convencer que nuestro modelo es más justo y que crea más igualdad. Así que cada uno de nosotros tenemos la tarea de hablar con semejante cantidad de personas para lograr cambiar la realidad política que nos rodea, para después cambiar la sociedad desde la toma de decisiones.

Al ciudadano y ciudadana, simplemente explicarles, que somos ciudadanos como tales, que no nos conformamos con lo que los políticos de derechas que gobiernan decidan sobre cómo gestionar nuestro bien estar, que queremos una sociedad mejor y más igualitaria.

Y tan sólo somos 18.000 inconformistas con el mismo carné para intentar hacer llegar este mensaje. ¿Nos ayudas a difundirlo?  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: