Que no gane la pereza

La pereza nos invade, nos hace procrastinar, dejar todo para mañana. Nos hace débiles, nos deja al acecho del designio del destino azaroso. La pereza nos hace personas insulsas, sin fuerza, algo tristes. La pereza nos contagia más pereza y se la contagia a las personas que nos rodea.

Y creo que es lo que ha pasado con el supuesto líder de la oposición. Ha invadido de su pereza el entorno político que nos rodea. Pereza de escucharle hablar, pereza de verle en la tele, pereza incluso de rebatir tan demagógicos y populistas comentarios.Tanta pereza que incluso parece que puede contagiar al resto de España para llegar a presidirla. No quiere ganar por ideas ni por proyectos. Se presenta con pereza por tercera vez, hasta que nos canse por pereza.

Para que no gane la pereza, tenemos que debatir, salir a la calle, hablar y repasar un pasado lleno de actividad, a veces brillante y otras veces necesaria, pero actividad.Que se vea que estamos vivos y repensando un mundo distinto, con alternativas para salir de una vez del problema económico en el que nos ha sumergido la crisis. Alternativas para favorecer que de una vez se creen empleos. Alternativas para continuar con un modelo social que proteja el estado del bienestar.

Y es que lo contrario a la pereza, se llama Rubalcaba.

Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: