De señores a mafiosos (una historia de bancos y cajas)

Hubo una época en la que los dueños de los bancos y los directores de sus sucursales eran personas respetables. Se sabía claramente que ganaban dinero por acumular los ahorros de unos y prestarlos a los otros, el histórico usurero vestido de traje, que cobraban comisiones injustas y que llegado el caso, tratarían de reservar su estatus influyendo en la política. Pero lo hicieron institucionalizando el buen trato al cliente y a sus empleados.

Los tiempos han evolucionado mucho, en los años de la burbuja inmobiliaria y tras ampliarse tanto la facilidad para dar crédito a gran parte de la población en España las oficinas de los bancos y cajas crecían y crecían superando en tres y cuatro veces el número de fruterías en cada barrio y pueblo. Así pues la necesidad de directores y directoras de sucursales creció y creció hasta el punto que era relativamente accesible para parte del establishment con “poderes” y sin cultura llegar a ser miembro de lo que ahora se llama “los banqueros” de forma despectiva (en relación con el tiempo de Rockefeller, por ejemplo que tenia otra connotación) 

Me acuerdo ahora de una amiga cercana, que trabajaba en una oficina de la CAM en un municipio a orillas del mediterraneo.Tras llegar a ser una buena trabajadora dentro de la sucursal, donde atendía a “güiris con dinero” por su capacidad innata para los idiomas, empezó a ver más y más “chanchullos” con las hipotecas y las comisiones.

Sin llegar nunca a ser “Tonys Sopranos” estos directores mediocres, como recientemente Fernandez Villaverde de Nada es Gratis llamaba a uno de los grandes dirigentes del principal banco español, en el Salamanca Social Sciences Festival de Fedea, esta amiga empezó a recibir presiones y más presiones para que tuviera más colmillo. Es decir, para intentar liar a sus clientes.

Ante su buen hacer con responsabilidad y honestidad, fue despedida de manera “procedente”, aduciendo que había robado. En el despido decían que tenían grabaciones de como metían dinero en un sobre. Tras un juicio ganado por falta de comparecencia de los abogados de los directivos de la sucursal en el acto de conciliación, cobró su indemnización quedando su imagen y su bolsillo rehabilitados.

Hablando con ella, recordamos ahora que salen tantas noticias sobre las indemnizaciones que se pusieron los Consejeros, que a todo el el mundo pone el tiempo en su lugar. O no, porque de momento, cobrar han cobrado dichas indemnizaciones, sin que los gobiernos que dirigían y estaban enterados de cómo funcionaban las cajas hagan nada. Igual ha pasado en Galicia con Caixa Nova, en Valencia o Murcia con la CAM, etc. La fiscalía ya está actuando. Habrá que esperar.

Como final de la historia, solo contar que el comercio internacional ha ganado a una persona capacitada y que logró escaparse, de las manos de la mafia.

Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: