Ingrid y la libertad

Nos habíamos encontrado por el pueblo previamente. Era una señora de acento marcado  y con imagen de ser extranjera por el cabello platino de haber sido rubia de joven y la tez blanca,  de facciones elegantes y con edad suficiente para ser jubilada y haber visto pasar muchas cosas en su vida. La casualidad quiso que nos la encontráramos de nuevo  a la salida de la  Bodega,  mientras hablaba con Nerea (de la que publicaré un articulo sobre su estancia en Palestina)  Ingrid nos contó las circunstancias de su llegada hace 51 años desde Alemania a  Montellano, cuando tenía tan solo 20. Marca las cifras para que sepamos su edad sin complejos.  Un intercambio de idiomas le hizo conocer a un estudiante de medicina que después seria su actual marido.  Sevilla capital y  Barcelona le han dado hasta ahora un lugar donde vivir e ir mutando su ciudadanía de la alemana a la española.  Dice no gustarle hablar de política, pero no para de hacerlo, en cada historia que cuenta bajo el asombro de los dos que escuchamos. Primero critica el machismo que encontró en la sociedad española y de como todavía hoy su marido, pese a ser progresista sigue ejerciendo con algunas actitudes que ha sido incapaz de reparar con el paso de los años.  Para analizar lo que esta pasando hoy empieza por contarnos sus primeras impresiones morales tras tener la razón formada con escasos 15 años. Es la edad en la que la primera generación posterior a la II Guerra Mundial de jóvenes alemanes se dan cuenta de lo que ha sucedido en su paìs y les han ocultado en su educación, tanto en el colegio como en casa. El reprimido orgullo alemán tras las barbaries cometidas por el III Reich, se torna una especie de vergüenza de pertenecer a dicha nación según nos explica Ingrid. Empieza a viajar con la mayoría de edad y se queda en España.  Vuelve a ver un país en los que hay que doblegarse a la moral de la iglesia y de un dictador, pero sobre todo a la moral conservadora de la gente, que es más difícil de cambiar. Todavía viaja un par de veces al año a Alemania y sigue observando las diferencias entre ambos paises que configuran su forma de ser. Le pregunto sobre su lugar de origen, acertando que tiene carácter del sur.  Efectivamente es de Stuttgart, sigo intentando interrogar para que nos contara más y más cosas. Al revés que molestarse le falta tiempo para contestar y darnos más datos e historias.  Nerea sigue mirando con ojos de una niña a la que cuentan algo extraordinario. Le explico a Ingrid que tanto ella como yo, somos socialistas y de sentir internacionalistas que por eso nos gustan tanto sus historias.  Por último se me ocurre preguntar por si llevaba alguna foto de esos años.  Ilusionada, abre su cartera explicándonos que cuando tenia 20 años era muy distinta a ahora que estaba envejecida. Le insistimos en su elegancia de actriz de Hollywood y en que joven o viejo solo es una característica de la mente. Les recuerdo la cita de María Zambrano sobre el paso del tiempo. “Todo pasa” no es más que una expresión conservadora de la vida, porque todo lo que pasa, pasa a la vez que pasamos nosotros. Ser innovilistas solo nos hace quedarnos atrás en la corriente. Mientras que movernos, nos hace ir cambiando el sentido de la corriente que es la vida. O algo así viene a decir. Saca una foto en la que un grupo de jóvenes ríe. Entre ellas una chica de pelo recogido y rubio, con flequillo y una sonrisa tremenda, que me recuerda a la Marisol de niña o a la de Pipí Lagstrum.  La fotografía, de revelado alemán tiene un blanco y negro de contrastes increíbles y brillos plateados.   Llega el momento de despedirnos, le dejamos un contacto y promete usarlo, quién sabe.  Nos anima a seguir comprometidos y siento cobijo en sus ideas. ¿Volveremos a ver a Ingrid?

Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: