Impulsos de cambio, transformación y vanguardia

Image

Las fechas que marcan un cambio de año, un aniversario  o la conmemoración de algún suceso  están plagadas de análisis retrospectivos sobre el asunto en cuestión, pero pocas veces sirven como impulso para una perspectiva de lo que queda pendiente.  A lo sumo, una lista de deseos que no suceden, o de promesas a incumplir.

Desde mi perspectiva  de la ilusión constante por (1) el cambio personal que influya en (2) la transformación de la conciencia colectiva para buscar (3) la mejora en las condiciones de vida de la mayoría y (4) el ahondamiento en las cuestiones sociales no resueltas me hacen ver el futuro como un campo yermo, donde arar, abonar y sembrar un nuevo destino.  A simple vista un terreno árido, seco y con grandes quiebras o fallas, rocas y desigualdad que dificultan la tarea pendiente. Y desde esas condiciones plantear el reto de cambiarlas.

1.         Tenemos que buscar soluciones urgentes, para nuestra propia casa socialista. Son sus cimientos los que pierden apoyo, la base social que durante la democracia ha sustentado los proyectos que quisiéramos construir encima.  Ni siquiera es un problema simplemente de militancia, primeros pisos de nuestro edificio, que también hay que reformar, adaptar a las nuevas condiciones sociales y ampliar, si no de una transformación compleja y honda.

Lo primero que debemos darnos cuenta, es que nosotr@s solos no podemos. Por más que lo intentemos, los vicios de la organización integran unos procesos de funcionamiento en los cuales se pierde tanta energía y potencial para el activismo, que no podemos hacer la política necesaria que la sociedad nos está exigiendo. O mejoramos el funcionamiento de nuestro organismo, o no podremos seguir afrontando con suficiente energía y vitalidad la reacción política contra el ataque liberal.

¿Cuántos activistas/militantes/simpatizantes tendremos que  integrar en el proyecto para que vuelva a ser un partido de amplio espectro dentro de la izquierda? ¿Qué perfiles de liderazgo social necesitamos? ¿Qué clase de trabajadores integran la clase media real de la actualidad y se han ido alejando de participar en el PSOE? ¿Qué otras actividades sociales deben comprometer a los nuevos activistas del cambio que necesitamos? ¿Qué capacidades de trabajo, conocimientos, propósitos y estrategias deben de integrarse al partido para conseguir fertilidad democrática? Transparencia, accesibilidad a las decisiones democráticas, funcionamiento con alto poder de influencia en el estado de opinión gracias a una comunicación transversal desde y para la sociedad.  Todo en una praxis de intachable (a.) dedicación en tiempo y espacio del servicio público y bajo (b.)  la permisividad nula de cualquier atisbo de corrupción tangible (estética) o intangible (ética).

Cuando tengamos una fuerza social que nos impulse, sensible a los problemas porque los suframos, con sensibilidad suficiente para saber de su importancia, podremos (1) vehiculizar toda la indignación que desde diversos colectivos están mostrando su unión y protesta.  Además estaremos en posición de (2) tener un partido habitable y abierto a la vanguardia que se retroalimente de la sociedad, y la sociedad a su vez de éste. Solo así llegaran las (3) propuestas de cambio necesarias.

Podemos encontrar colectivos como Bases en Red que han planteado estos debates, que están tomando ya los círculos de opinión de la prensa política, y generando un debate entre parte de compañeros con más visibilidad mediática por los cargos públicos que ostentan y por su actividad incesante como Odón Elorza

 2.         Debates profundos, nuevos espacios de derechos, cambios estructurales en la sociedad, ciudadanía al mando de su destino.

Una vez que el impulso alcance a toda la organización, la energía transformadora dará voz a los debates más comprometidos que por razones de gobernabilidad y electoralismo nunca hemos conseguido tener,  y que precisamente ahora tornan la vuelta al conflicto entre la posibilidad de ganar unas elecciones, representar a la sociedad y un estado de opinión previo a cualquier contienda electoral.

Algunos ejemplos, serían con respecto a los impedimentos propios que tenemos para encarar esos debates.  (¡) ¿Tiene el partido socialista independencia financiera para afrontarlos? ¿Hay que reabrir el debate de la financiación de los partidos políticos? Sin duda.

Otra necesidad es (ii) el estudio en los cambios de las tendencias  sociológicas con una nueva ley electoral si es que cambia en algún momento. ¿Estaremos preparados para adaptar el partido a una búsqueda de electores masiva, centrada en sus problemas sociales por sus grupos sociales y no sólo por el  territorio al que pertenecen? ¿Lograremos encajar el modelo Federal de Estado, para conseguir paliar los efectos de la desigualdad como solución a este cambio sobre la visión del territorio?  (iii) ¿Tienen los propios individuos que deben tomar estas decisiones una independencia personal de las mismas?

Una vez que se haya conseguido superar los problemas financieros, territoriales de la política y sobre la ética personal de los individuos que interactúan, podremos entrar en discutir otras propuestas de hondas transformaciones sociales:

A.   Cambio profundo en el sistema impositivo, que pondere de manera justa lo que se recauda por las rentas del trabajo, las rentas del patrimonio, los beneficios empresariales y sobre todo, los movimientos acumulativos y especulativos de capital, que quedan ahora alejados de una imposición justa. Los recursos necesarios para el sostenimiento del sistema, solo podrán venir de un sistema de impuestos global y que integre decisiones a nivel europeo, como la lucha contra el fraude, o un pacto contra los paraísos fiscales.

B. Búsqueda de soluciones a la financiación de la deuda. Lucha ciudadana conjunta para apoyar estas soluciones

Los países del sur de Europa deben de encabezar un cambio en el sistema para financiarse de manera conjunta y esta propuesta la deben encabezar los partidos socialdemócratas tal y como explicaba en este artículo Carlos Carnicero Urabayen. La solución debe surgir en 2013 en una Conferencia de Deuda, que integre a España, Francia, Grecia, Portugal e Italia.  Como elemento de presión adjunto, la ciudadanía, sindicatos y otros colectivos sociales deberían de empezar a unificar sus luchas a nivel europeo, para hacer más fuerza.

C.      Cambios en el modelo estructural de desarrollo, basados en tres pilares básicos, como son Investigación, educación y sanidad.  Esta tradición en el PSOE científica educativa, parte de personas como D. Fernando de los Ríos, posteriormente D. Juan Negrín y en la actualidad ex-ministros ya fuera del entorno de toma de decisiones, como Federico Mayor Zaragoza.

En este eje de transformaciones estructurales habría que sumar la posibilidad de un desarrollo energético distinto, del que están dando buena cuenta la Plataforma Nuevo Modelo Energético.

 D.      La igualdad como objetivo del gasto social.  Del cómo hemos llegado hasta esta situación de crisis, no es causa solo de un mal modelo impositivo, una mala financiación estatal de la deuda o un modelo de desarrollo no sostenible, sino también de un mal uso de los fondos públicos, para generar igualdad y paliar las desigualdades sociales. De esto habla Ignacio Urquizu en su último libro que da detalles de cómo hacer gastos para asegurar que el sector público influye en la creación de un estado más social solo si las inversiones se hacen de manera eficiente, dirigidas, acotadas y sin pensar en motivos electorales.  Hay debates sobre financiación de la sanidad o el modelo educativo, gasto en ayudas a la dependencia, etc. que hay que replantear para una vez volvamos a intentar gobernar se hagan sin populismo y sí con cabeza socialdemócrata. Las propuestas paliar la desigualdad de género también deben ser transversales a toda la inversión pública o políticas de transformación social que planteemos, si queremos que de verdad lo sean.

Si  apostamos por debates decididos en estos cuatro ejes, llegaremos a soluciones a los problemas particulares que asolan nuestro Estado desde el punto de vista meramente materialista, así como son (¡) el desempleo, (ii) la falta de una vivienda digna para muchos ciudadanos (o la pérdida de esta) , (iii) carencia servicios sociales de calidad, universales  que superen cualquier prestación de ellos por entidades privadas (ya sean para salud, educación, dependencia, seguridad, etc) en definitiva la búsqueda de un porvenir con justicia social. También llegarán otras consecuencias fuera del terreno material, de un calado postmodernista, como serán la búsqueda de nuevos derechos para la ciudadanía, de retos mayores que traspasen nuestras fronteras,  una vez esté garantizado su bienestar social.

3.       Búsqueda de la vanguardia y la utopía como instrumentos de navegación.

Para conseguir los objetivos dispuestos en los dos puntos anteriores (tanto la transformación interna de nuestro partido, como la apertura de grandes debates de cambio social) no tenemos que olvidar cuál debe ser la guía que nos conduzca. Deben regenerarse los sueños por los que nos movemos. Debemos saber leer de la vanguardia los nuevos procesos sociales, culturales, tecnológicos y  artísticos que abran a la imaginación nuevas metas basadas en antiguos retos nunca conseguidos por la humanidad y otros que no nos pudimos imaginar dado que no existían herramientas para hacerlos posibles.

Para ello, hay que salirse del ámbito netamente político y del activismo social, para encontrar ideas de transformación tanto formales como trascendentales, que hagan parecernos lo que fuimos, un partido de innovación, pero no con las innovaciones del pasado con las que ya funcionamos, si no con otras nuevas consecuencia de la pluralidad intelectual y cultural dentro de nuestro entorno de conocimiento.

“El futuro ya existe, pero está en la cabeza de pocas personas y en  muy pocos lugares sucediendo, justo ahora mismo”  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: