Estructura, cultura, discurso, liderazgo y futuro socialista.

captured_by_snapseed_24_1

Estos días me está faltando mucho debate de fondo entre las candidaturas que optan a la Secretaría General del partido en el que milito. Por las redes solo veo como militantes de uno y otro lado van increpando posibles errores previos cometidos por sus rivales, y hacer discursos de futuro que quizás, incluso si se les diera total acceso al poder, no conducirían a ningún lugar tampoco. Mi desesperación quizás es producto de un desánimo ante este próximo congreso extraordinario en lo que tiene de formal, pero no dejo de pensar que hay posibilidad de empezar cambios que generen un futuro a medio plazo más brillante para el socialismo.

Inercia cultural y estructural.

Una de las primeras cosas que se aprenden en la militancia de un partido es que las cosas cambian muy lentamente. Las organizaciones políticas históricas, como el PSOE, con más de 135 años de historia, tienen una inercia cultural muy difícil de cambiar porque no solo depende de sus normas, sino de las relaciones que han tenido y tienen entre ellos cientos de miles de militantes, ciudadanos, votantes e instituciones. La posibilidad vital que a mucha gente les ofrece la política ha llenado de personas las organizaciones que se resisten a ningún tipo de cambio que les haga perder su estatus, o simplemente su trabajo.

¿Cómo luchar contra esta resistencia que ponen las estructuras y las relaciones entre sus integrantes? Pues generando otro tipo de relaciones que puestas en el tiempo, cambien las estructuras. Es teoría, sí, pero es la única manera de que algo tan grande como el PSOE pueda cambiar. Cambiar la militancia pasiva por un activismo crítico es una de las principales necesidades que creo necesitamos. En los próximos días escribiremos al respecto.

Además, las inercias discursivas, hacen que sea difícil adaptar los discursos a las nuevas circunstancias, haciendo que teorías políticas no adaptadas pierdan la atención de la sociedad. En la mayoría de ciencias sociales que intervienen en el discurso político, no es solo importante tener un perfil ideológico determinado, hay que además hacer análisis adaptados a las circunstancias sociales actuales pero sobre todo soluciones para luchar contra esos problemas que se derivan de los tiempos que estamos.

Por ejemplo, es difícil seguir luchando contra las multinacionales en el sentido que citaba Salvador Allende de las compañías “transnacionales” y las influencias en el derecho al trabajo, la explotación en otros países o la esquilma de materias primas, sin entender que ya no es solo su producción lo que está globalizado, sino el capital que mueven fuera del terreno productivo, en el especulativo. Los productos financieros derivados que están por encima de dichas estructuras empresariales, los flujos de dinero que compran o venden deudas soberanas, las sociedades de inversión, mercados de futuros, etc. hacen un entramado tal, que sin conocerlo a fondo no se pueden aplicar medidas para paliarlos “por mucho que se pida un impuesto sobre las transacciones financieras”. ¿Qué transacciones, cómo se capta el movimiento?

Dudo que incorporen hasta un tiempo lo que todavía es vanguardia en el pensamiento progresista por esa inercia, lo cual, puede acelerarse si se disponen de los grupos de consulta en personas sumamente ágiles en la adaptación de tópicos a realidades ideológicas. ¿Cuando llegarán las tesis de la desigualdad planteadas en “El Capital en el  s. XXI” de Piketty a los programas PSOE?

Nuevos liderazgos

En segundo lugar, para buscar un discurso, hace falta cambiar los liderazgos agotados. Hoy me decían que había hablado mucho sobre el liderazgo compartido, en los últimos años. El descenso de la toma de decisiones a un centro de gravedad con más gente garantiza una mejor capacidad de asumir errores, pero sobre todo de afrontar retos mayores. ¿Quiere decir esto que el PSOE debe dirigirlo cualquier grupo de militantes? No, lo que hay que buscar es la gente que haya tenido experiencias vitales de liderazgo, lo suficientemente enriquecedoras para tener en mente un proyecto completo de partido. No se puede hablar de resituar el PSOE en su historia, sin recordar que sus secretarios generales han sido profesionales tan brillantes como el mismo tipógrafo Pablo Iglesias. También ha habido presidentes socialistas como el médico fisiólogo Juan Negrín. Preguntaría a los candidatos ¿Qué habéis hecho para ser garantes de un PSOE con un liderazgo definido? Sin ser de la rama ideológica política que defiendo, por ejemplo miro a Matteo Renzi y me puede responder que fue un buen alcalde de Florencia (y presidente de la provincia desde muy joven) respondiendo a las necesidades de la ciudadanía (votado hasta por un 59% del electorado)

¿Sirven todas las experiencias laborales? No, solo aquellas que hayan requerido capacidad en la toma de decisiones, creación de equipos de trabajos multidisciplinares, que contengan un arraigo cultural determinado, que exijan una capacidad comunicativa, empática, etc. Y en los tiempos que estamos y las posibilidades formativas que ha habido en nuestro país, la formación debe ser una necesidad (ante problemas globales, las soluciones no son sencillas) ¿O a caso es posible acceder a una experiencia vital suficiente en estos campos sin una previa formación? Es muy difícil (sólo en algunos lideres históricos ha sucedido) que salga un liderazgo colectivo de una persona que previamente no haya liderado su propia vida.

Vayan saliendo. Tampoco de los que ya han fracasado con su presencia en la política una y otra vez va a salir algo nuevo  -de ahí que piense que también los críticos debamos abandonar la política tras unos años intentando cambios- El cambio de personas y la rotación dan salud democrática. Y si no cambiamos nosotros, los ciudadanos eligirán a otros (aunque sean de otros partidos)

Diversidad frente al discurso único (el que sea)

IMAG2254_2

“El Izquierdometro estropeado.” Uno de los grandes errores que creo que se cometen cuando se entra en los espacios comunes de la política, es querer hacer un PSOE una fuerza política no plural, instalado en un espacio político pequeño y determinado dentro de la pluralidad ideológica que tiene la izquierda. El PSOE solo ha sido grande cuando ha integrado diversas tendencias ideológicas dentro de la izquierda y ha sido la mejor herramienta para debatir entre ellas. Para integrar esa alianza generacional necesaria, también debe haber una alianza de distintos sectores sociales, empresariales y culturales. Esto solo se logrará si las políticas propuestas vienen como consecuencia de un debate entre sectores sociales y no como una imposición de unos sobre otros.  Para llegara un amplio sector social, hay que apostar por un PSOE plural que responda a su electorado.

Cambios constitucionales, por consensos. La posición de los más estáticos constitucionalistas y su visión inmóvil de la misma, debe estar en debate con los que creen -como yo- que hace falta un profundo cambio constitucional,  pero entiendo que este debate debe ser desde la explicación teórica y formal de los cambios, de manera que los contrarios no tengan manera de detenerlo. Ganar las mayorias en el PSOE para hacerlo republicano y regenerador de una nueva constitución, solo debe venir del debate, nunca de la imposición de unos grupos sobre otros.  ¿Como conseguir nuevos consensos? Suena extraño intentar quitar del medio a quien fueron capaces conseguir los consensos ya rotos. La alianza intergeneracional depende de esto.

Igualdad. No puede renacer un nuevo PSOE si sus relaciones internas no son de igualdad. Tampoco podrá perseguir cambios sociales intensos sin haber dado ejemplo previamente, ni podrá relacionarse con los ciudadanos si no es desde un respeto de iguales.

En definitiva, creo que los debates que realmente sean transformadores para la política actual, deben contar más con los ciudadanos (activismo)  con la capacidad social que se escapa de este partido donde se distribuye mal poder y conocimiento (decisiones y discurso) Y haciendo que el PSOE abra el campo (perdón por la referencia futbolística) hacia un electorado de amplio espectro social, con políticas vinculantes e inclusivas, que generen una redistribución que mejore la sociedad y hagan que por una vez, la desigualdad decrezca en nuestro país en el futuro.

Etiquetado

Un pensamiento en “Estructura, cultura, discurso, liderazgo y futuro socialista.

  1. […] de una campaña en la que se elegía algo tan importante como la Secretaría general del PSOE. En Estructura, cultura, discurso, liderazgo y futuro socialista mi intención era dar una base teórica básica y a rasgos amplios de cuales deben ser los cambios […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: