Los primeros pasos de una nueva etapa

Hará unas semanas, escribí un artículo que seguramente se haya leído con las prisas de estar en mitad de una campaña en la que se elegía algo tan importante como la Secretaría general del PSOE. En Estructura, cultura, discurso, liderazgo y futuro socialista mi intención era dar una base teórica básica y a rasgos amplios de cuales deben ser los cambios profundos a los que el partido debe enfrentarse a partir de hoy mismo, ahora que una nueva energía está al frente. Entonces desconocía quién iba a ser la primera cabeza del proyecto. Hoy ya tenemos secretario general en la organización, Pedro Sanchéz Pérez-Castejón, diputado madrileño, al que pese no haber votado por razones diversas, conozco tangencialmente hace muchos años.

perez-castejon

Hoy nos levantamos con una militancia en pie. Porque salimos de nuestras casas más de 125.000 militantes (pocos si miramos hace unos años) y tomaron su voto para decidir el futuro de la organización. Quizás todavía influidos por el paso de la historia reciente y el cierto manejo de las organizaciones sobre la custodia de la voluntad ajena (delegados y congresos) o  quizás realmente convencidos de que este era el cambio que necesitábamos. Pero empezamos la etapa empoderados.

  1. Lo primero que debe hacer Pedro Sánchez es analizar los resultados, ver las reacciones de sus propios y de los ajenos, y empezar el proceso que prometió durante su campaña de búsqueda del talento en el partido, provenga de donde provenga en la campaña previa. Debatiendo entre compañeros y compañeras, solemos llegar al acuerdo que entre la militancia hay un caldo de cultivo intelectual y laboral muy superior muchas veces a los servicios ajenos que el partido contrata.
  2. Esta búsqueda de talento, servirá para lograr una integración de las diversas tendencias dentro del partido. Al éxito de un compañero como Pérez Tapias, hay que sumar la tendencia que apoyaba Madina, o la del “shock de modernidad” que el definía, que apoyaron más de un tercio del partido.
  3. Para asentar el empoderamiento de la militancia, hay que mantener que la elección del SG sea para todos los niveles. Además garantizar que se van a hacer las primarias y en las federaciones también. Un buen ejemplo sería empezar por Madrid, que era el tema que ocupaba lo poco que siempre he hablado con Pedro. Hay que hacer un cambio en la política madrileña que garantice que podamos empezar a cambiar el país desde aquí. Y debe ser vía primarias y democratización. Además de cara a las municipales hay que cambiar el modo en el que “elegimos” (o eligen) las listas. Si no garantizamos que el acceso a la democracia activa, es decir poder ser elegidos, es un hecho, nos costará mucho más rebatir a los que nos acusan de que una élite se ha instalado en los cargos representativos.
  4. Hay que garantizar un órgano de fiscalización del voto entregado en esta elección. El Comité Federal debe tener herramientas para garantizar que los militantes tienen acceso al control de la actividad de la nueva ejecutiva, incluso en su forma de ser elegido. 
  5. No me gustó demasiado la referencia continua a la unidad del Estado, como paradigma del PSOE. Tanto en el discurso de aceptación de la victoria, como en la campaña, se ha dado una recentralización del mensaje. En esto tanto Madina como Tapias ofrecen una visión más federal, abierta y dialogante hacia el futuro. No debemos olvidar las tensiones territoriales.

Los temas del activismo y la igualdad dentro de la organización, deben ser la columna vertebral de cualquier proyecto que se ponga en marcha. Prometo escribir al respecto ampliamente en los días que siguen.

 

Una vez garantizados sus primeros pasos como Secretario General del PSOE, estable y con la militancia empujándole, ya estaremos preparados para ir hacia el Gobierno de manera inteligente, sagaz, adaptada a la sociedad, con mensajes que puedan rebatir a la izquierda que ha aprovechado nuestra ausencia para recuperar a quienes defraudamos.

Los que quedamos fuera de la parte más oficial de estas batallas, seguiremos aportando con dosis de crítica y vanguardia, en la medida que haya espacios ideológicos de debate y de acción. Tenemos que esmerarnos también en la búsqueda de los elementos diferenciadores que harán un PSOE más social, un partido en el que los ciudadanos puedan participar y saber que sus aportaciones serán escuchadas, que represente ciertamente a quienes lo pasan mal y que proponga medidas que vinculen clases.

Del futuro inmediato, de cara a las primarias y las posiciones estratégicas ante las mismas, ya hablaremos. Ahora toca arrancar la máquina. Espero que sea con tanto impulso como lo hizo Renzi en Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: