Los discursos hegemónicos tienen respuesta.

Llevamos más de un año escuchando mantras mesiánicos muy bien pensados, en los cuales cualquier respuesta posible es la aceptación del marco de razonamiento. Formulaciones que contienen mentiras o implícitas o directamente explicitas, las cuales nos ponen el cebo para entrar a debatir sin rebatir la mera pregunta.

escaleras-imposibles

Hace unos meses, tras las elecciones europeas oí la verdadera  intención de Pablo Iglesias en su vida política: poner en riesgo la gobernabilidad, para su propio interés de partido y hacer un daño directo al PSOE, por encima de vencer a la derecha en unas elecciones para cambiar el signo del austericidio que ha impuesto el PP:

“Pedro Sánchez tendrá que elegir entre hacer presidente a Mariano Rajoy o a mí. Y en ambos caso será el final para el PSOE”

Hasta que han llegado los resultados de las elecciones andaluzas, no he visto una respuesta del partido a este razonamiento que rompa la lógica interna del mismo.  Y ha sido Susana Díaz, que en sus años de estratega política dentro del partido, aprendió el mismo idioma de los senadores romanos.  Los discursos homogénicos tienen respuesta, cuando los hechos superan a las ficciones creadas por los teóricos políticos. Así bien la política sevillana, presidenta y “La Salvaora”, tuvo claro que su resultado por debajo de una mayoría absoluta tenía ventajas para el terreno político. Enunció otro razonamiento absoluto, que deja desactualizado el mantra de Pablo Iglesias y arroja a los ciudadanos cualquier resbalón de los que “dicen poder”.

“Para que el PSOE no legisle, Podemos tendrá que votar lo mismo que el PP”

En este caso, todavía tiene más ventaja el argumento. Imaginen una ley social, que implique un aumento del gasto público en servicios sociales. O un nueva propuesta de un “New Deal” que favorezca la creación de empleo en Andalucía. ¿Podría Podemos, intentar fracturar la mayoría simple de PSOE votando junto a PP?  Creyeron que Susana Díaz sería más débil sin una mayoría absoluta, pero su capacidad de pacto y diálogo (sobre todo con Ciudadanos e IU) hará que tanto Podemos como PP se vayan a llevar una legislatura en el abismo.

Otra opción que le queda a Podemos y es la más honesta, es terminar votando a favor de las propuestas que hagan una Andalucía más igualitaria y justa, tendrán muchas oportunidades a lo largo de la legislatura.  ¿Qué consecuencias tendrá? Para Podemos muchas, se les acabará la barra libre de “la casta” y “PPSOE” , como contraposición serán vistos como un partido de Gobierno que toma decisiones. Tendrán que hablar de izquierda y de derecha, de hacer políticas para los ciudadanos o de poner zancadillas a quien quisiera. Y les votarán en las elecciones municipales y autonómicas bajo la normalidad democrática.  No llegarán a las elecciones generales con su estrategia hegemónica si hacen esto, Errejón no conseguirá poner en marcha sus tesis doctorales, el Mesías no alcanzará el cielo. Pero tendremos un país gobernable, con partidos que puedan debatir y alcanzar acuerdos, ciudadanos más implicados con políticas y una derecha debilitada.

Madrid, próxima estación.

Madrid va a convertirse en el próximo terreno de batalla político. Las elecciones andaluzas han demostrado que la derecha puede perder electorado de manera masiva, como castigo por sus años de gestión. Además habrá alternativas como Ciudadanos, que ahora mismo hacen temblar los cimientos de Génova (pagados con dinero negro) Por el otro lado los partidos nuevos no podrán usar la técnica de la casta contra candidatos como Ángel Gabilondo o  Luis García Montero.

Mi estimación es que Ángel tendrá un resultado suficiente para poder gobernar, que le hará sacar a relucir su mejor capacidad, que es la de un político de diálogo y consenso. Ahora mismo Cifuentes no sabe cuál debe ser su estrategia de campaña. Mientras Esperanza Aguirre ha salido en tromba con su propia estrategia de colapsar los medios, Cifuentes se haya en la batalla entre conservadores, liberales y centristas que no encuentran un equilibrio ya en el PP, con la caída inminente de Mariano Rajoy en las próximas elecciones.

El PSOE presentará el programa más sólido de gestión de unos servicios públicos que el PP había denigrado y que en el momento de crisis  son vitales para lograr mayor equidad, ante el sufrimiento social. Además tendremos candidatos con capacidad de gestión, perfiles que no serán tan potentes en otras candidaturas. Y sobre todo, un nivel ético que se marcó al cambiar de candidato, que es indiscutible.

¿Están dispuestos el resto de grupos políticos a asumir el reto de cambiar el destrozo en los servicios públicos generado por el PP en las dos décadas de gobierno? ¿Queremos hacer reales los sueños de los madrileños? ¿Queremos una sociedad más justa? ¿queremos dar solución a la soledad ante la desigualdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: