Archivo de la categoría: política y activismo

35 Encuentros Internacionales de Cabueñes 2017: una reflexión sobre el procomún

Si algo nos define a los seres sociales es la alegría del encuentro con iguales cuando los fines son comunes. En este sentido, los 34 Encuentros Internacionales de Cabueñes (Gijón) han sido una experiencia vital para muchos jóvenes en su desarrollo social, activista o político, desde hace décadas. El placer de la reunión para la reflexión, el debate y para también demostrar cierta rebeldía o insumisión frente a las políticas hegemónicas ha vuelto a ser el ejemplo en los encuentros de 2017.

Era mi segunda participación desde que soy responsable de Juventud en el Ayuntamiento de Moralzarzal, la quinta si incluyo las ediciones en la que fui como integrante de una entidad juvenil.  El motivo del Seminario al que asistí era dar una noción amplia del significado del procomún a través de la experiencia de coordinación de Antonio de la Fuente, físico de formación, filósofo de vocación, investigador del CSIC profesionalmente. Su presencia ha sido vital para conseguir una sólida base teórica sobre las formas en las que podemos definir los “comunes” (expresión más cercana al termino inglés commons)

Singularmente el hilo conductor del procomún, nos llevó a pensar en cuatro formas de representarse en nuestra sociedad. Unos comunes que tienen que ver con el patrimonio, otros sobre el cuerpo, más allá de nosotros, los proyectos que hacemos para diseñar una ciudad y por último, los espacios nuevos generados en la red de internet.

Saco cuatro conclusiones sobre cada uno de estos puntos:

  • Hacer patrimonio: la importancia de significar y empoderar un elemento patrimonial, además de salvaguardar esa historia propia del elemento de patrimonio (puede ser físico, histórico, gastronómico, etnográfico, cultural..etc) son las comunidades que se crean a través de ese patrimonio.  Jesús Fernández en suslos comunes rurales” nos explicó la importancia de generar nuevas comunidades que traspasen las estructuras públicas y privadas. Su ejemplo del ECOMUSEO fue vital para entender, como proponer nuevas relaciones entre ciudadanía y entidades podría tener un resultado que obligara al cambio social de las estructuras que normalmente entendemos.  Un ejemplo local de “común patrimonial” pese a ser un “monte de utilidad público” que es nuestra Dehesa de Moralzarzal. 
  • Hacer cuerpo: Una de las nociones que más contra-hegomónicas me resultaron, fue la definición del cuerpo como algo que traspasa los límites físicos por los que normalmente nos definimos. Se puede expandir nuestro espectro corporal más allá, siendo capaces de extendernos hacia otras personas en nuestra presencia física y psicológica, pero también crear una experiencia temporal que nos trascienda a nosotros mismos. Francisco Díaz en sus comunes corporales nos contó como se había creado una comunidad a partir de un proyecto participativo de prótesis para niños a través de la impresión 3D. La conclusión más importante de esta experiencia fue sin duda el sentido de la creación de la comunidad, el método, el procedimiento, la inclusión de los menores, por encima de la mera fabricación de elementos en 3D que lo pueda hacer cualquier fabricante con escasos conocimientos.

 

Uno de los artículos que fue fundacional de los ultraconservadores. Eleonor Ostrom tuvo que trabajar mucho para contestar a Garret Hardin.

https://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/jonate/Eco_Rec/Intro/La_tragedia_de_los_comunes.pdf

Nunca fuimos modernos
Bruno Latour
https://monoskop.org/images/f/fb/Latour_Bruno_Nunca_fuimos_modernos_Ensayo_de_antropologia_simetrica.pdf

Qué es un dispositivo
Giorgio Agamben
http://ayp.unia.es/r08/IMG/pdf/agamben-dispositivo.pdf

Oralidad y escritura
ONG
https://antroporecursos.files.wordpress.com/2009/03/ong-w-j-1982-oralidad-y-escritura.pdf

E.P. Thompson
La formación de la clase obrera en Inglaterra
https://historiadelascivilizacionesblog.files.wordpress.com/2015/12/e-p-thompson-la-formacic3b3n-de-la-clase-obrera-en-inglaterra.pdf

Donna Haraway
Manifiesto Cyborg
http://faculty.georgetown.edu/irvinem/theory/Haraway-CyborgManifesto-1.pdf

Annemarie Mol
The Logic of Care
https://www.sss.ias.edu/files/The%20Logic%20of%20Care,%20Annemarie%20Mol.pdf

Hanna Arendt y el consenso

https://www.google.es/amp/s/ddslvdotorg.wordpress.com/2016/03/12/hannah-arendt-la-politica-como-accion-pluralidad-y-consenso/amp/

Jane Jacob
La destrucción de las ciudades

https://www.google.es/amp/s/elpais.com/elpais/2016/05/23/seres_urbanos/1463983200_146398.amp.html

Sale al fin “El derecho a la ciudad” de Henri Lefevre. El concepto de ciudad como algo que nos pertenece

https://es.scribd.com/mobile/doc/53365586/El-Derecho-a-La-Ciudad @alafuente

Saskia Sassen
La ciudad global

http://proyectored.org/pu/Textos/La_ciudad_Global-Saskia%20Sassen.pdf

Henry Jenkins convergencia cultural: los niños de hoy en día deberían de aprender es a hacer redes.

https://es.slideshare.net/mobile/vanesavazquez/la-cultura-de-la-convergencia-henry-jenkins

C.L.R. James La vida negra de la esclsgitud es en definitiva una vida moderna

https://en.m.wikipedia.org/wiki/The_Black_Jacobins

Cyborg urbanism Gandhi

http://onlinelibrary.wiley.com/store/10.1111/j.1468-2427.2005.00568.x/asset/j.1468-2427.2005.00568.x.pdf;jsessionid=B31D84C23793A24314F010DEAEB58859.f04t04?v=1&t=j8r3y4rc&s=b7e6d9f728a185206ae12b35c36783be2e08eea6

Nerea Calvillo
https://undiaunaarquitecta.wordpress.com/2016/01/16/nerea-calvillo-1973/nerea_calvillo_in_the_air_2008_01/

Alberto Corsin
http://alberto-corsin-jimenez.org/

Amador Fernández Savater
http://m.eldiario.es/interferencias/Curzio_Malaparte-Comite_Invisible_6_447315274.html

Ciudad escuela “15 muebles”
http://ciudad-escuela.org/about/

Manuel Pascual
Zuliark.com

Gabriela Coleman Anonymus
https://m.casadellibro.com/libro-las-mil-caras-de-anonymous/9788416601011/2798018

Chris Kelty
http://twobits.net/

Harry Collins La tercera ola de los Estudios de la ciencia: incorporar los conocimientos de los ciudadanos

https://es.scribd.com/mobile/document/352728815/Collins-evans-2002-La-Tercera-Ola-de-Los-Estudios-Sociales-de-La-Ciencia

Brett Frischmann
https://www.amazon.es/Infrastructure-Social-Value-Shared-Resources/dp/0199975507

Steven Levy “Hackers”
Pekka Himanen “la ética hacker…”

Elijo la libertad a la independencia

Acostumbrados a vivir en un lugar donde los cambios sociales y económicos suceden volando, como es la Comunidad de Madrid, a veces olvidamos que no es la realidad global de nuestro país.

Recorriendo carreteras y pueblos del interior de Andalucía, campiñas y sierras, da tiempo a reflexionar sobre nuestro modelo de convivencia. La memoria, el recuerdo de lo que hace solo 36 años eran los pueblos y ciudades de Andalucía, las infraestructuras y los servicios públicos que teníamos, hacen valorar, que en solo mi tiempo vital, se haya podido cambiar el modo de vida de generaciones, garantizando una serie de derechos en igualdad, que son garantes de la misma libertad.

Sin duda un trabajo inacabado, traemos a las espaldas cargando una historia de desigualdad, que en este tiempo era difícil de cambiar.

De igual manera sucede en otros lugares donde la situación se agrava por la despoblación territorios como Castilla y León donde la concentración de habitantes en las capitales van dejando un mundo rural menos cohesionado y un territorio menos productivo, pero en el que se lucha desde las instituciones por garantizar unos derechos sociales acordes al estado de bienestar que tenemos

Quejarse del modelo en definitiva, muchas veces es por la ceguera de no estudiar las ventajas globales que ha tenido para todos, quedándose en las dificultades propias de cada uno.

La solidaridad fiscal entre territorios, sin duda ha sido el modelo de progreso de nuestro país, haciendo que las inversiones en unos y otros lugares y las migraciones internas, el acceso a mercados como el Europeo, y unas mejores infraestructuras, derechos sociales, educación, etc.. complementen un modelo sostenible de economía, con muchas mejoras por delante.

No hubieran progresado ninguna de las regiones más ricas ni sus empresas, de no haber sido por este modelo de sostenibilidad territorial. Si después del fin de la dictadura, nos hubiéramos convertido en una serie de estados pequeños, que no grabaran impuestos suficientes, invirtieran o tuvieran el factor de la mano de obra de unas u otras regiones, nunca, hubieran sido tan ricas regiones que ahora, con la legitimidad que cada uno considere, reclaman su especialidad histórica, como base para cambiar la relación existente.

La libertad, es un valor que está por encima de la independencia. Tal y como la entendemos los socialistas, la libertad necesita de un acceso igualitario a los recursos y derechos, que deben financiarse gracias a la redistribución.

Solo con libertad pueden desarrollarse otros elementos patrimoniales de la vida, como los sentimientos nacionales, culturales, religiosos o éticos. ¿A caso podremos los trabajadores de los restos de España ser más libre en un territorio desprovisto de solidaridad? ¿Tendrán los ciudadanos catalanes de nuestra misma clase la posibilidad de tener mejores vidas, más derechos?

Viendo la excasa voluntad previa de hacer estados igualitarios y sociales que ha habido en Catalunya por parte de gobiernos corruptos y de élites económicas durante décadas, veremos qué historias salen de Andorra y los Pujol, que se parecen muy mucho a las historias contadas sobre las Gurtel y Púnicas. Para ser de distintas realidades nacionales se mueven por los mismos criterios, el poderoso caballero, Don Dinero. Comisiones, redes de corrupción, delitos económicos, malas gestiones política. La patria de la derecha en uno y otro lados del Ebro.

¿Que libertad tendrá un estado que no ha garantizado la convivencia, ya no sólo entre afines y no afines al nacionalismo, iguales, sino mucho menos entre la diversidad con la inmigración? El modelo social catalán ha dejado desprovistos de derechos colectivos a muchas minorías que son precisamente los que dan a ciudades como Barcelona su excepcionalidad cultural.

Los sentimientos nacionales, se expresaran mucho mejor en un país que ponga la diversidad y la igualdad por encima de sus estructuras de estado, adaptándolas a una mejor gestión de los recursos. De acuerdo que hay que mejorar la estructura según las competencias que la democracia quiera entregar a sus representantes, no hay nada que el federalismo no pueda conseguir en este sentido. Desde lo local, la financiación de un pequeño pueblo de la sierra de Madrid, como Moralzarzal donde ejerzo mi responsabilidad política, hasta lo regional o nacional, debemos mejorar nuestro modelo.

Pero con igualdad, con redistribución y convenciéndonos que entre todos y todas haremos una sociedad más libre.

Elijo la libertad a la independencia.

 

 

 

 

Desorientación ideológica (por Julio González García)

IMG_8250

El PSOE-M se adentra en un proceso de primarias para la elección de la Secretaría General después del verano. En este momento hay cuatro precandidatos que han anunciado su voluntad de concurrir al proceso: Enrique del Olmo, Juan Lobato, José Manuel Franco y Sara Hernández. Hasta ahora ha sido Lobato el que ha presentado una propuesta más completa de lo que quiere hacer. Me voy a detener en un aspecto esencial para que la Comunidad de Madrid salga adelante, las Universidades, las públicas obviamente.

La Universidad pública en la Comunidad de Madrid padece un déficit estructural desde hace muchos años. Las políticas del PP se han volcado en un aspecto, la docencia, a pesar de que la investigación es un factor esencial de la Universidad. Ello se ha traducido en una reducción de las partidas que se han venido recibiendo en las Universidades.

El proyecto de Juan Lobato sorprende, en este sentido. La importación del sistema estadounidense de préstamos que ha de devolver el estudiante es la gran aportación del precandidato: “En el sistema propuesto el acceso a la universidad es libre, pero responsable. La universidad no se paga en el momento de realizar los estudios, pero se asume el compromiso con el sistema universitario de pagar el coste de dichos estudios (o un determinado porcentaje) en el futuro, cuando el desarrollo profesional de cada uno le permita asumir dichos gastos”.

De entrada, supone un desconocimiento de las consecuencias sociales que está teniendo en los Estados Unidos, en donde la presión que tienen los estudiantes es brutal ante la necesidad de devolver unas cantidades elevadas. De hecho, la filosofía de la deuda aparece en este párrafo del programa. “Pero una cosa es poder acceder a la universidad sin tener renta disponible en el momento de acceso a la universidad y otra bien distinta es no pagar la universidad, cuando en un futuro se disponga de renta suficiente para hacerlo”.

En segundo lugar, supone un encarecimiento inmediato de los estudios, dado que ni siquiera concreta el porcentaje que se quiere repercutir. En la actualidad, el coste que pagan los estudiantes en primera matrícula es aproximadamente de un tercio del coste total de la matrícula. Es este coste total el que parece que quiere implantar el precandidato.

Es, en definitiva, una solución a la que ni siquiera el Gobierno del PP se ha atrevido a realizar, a pesar de efectuar una continua reducción de becas y ayudas al estudio, ya sea directas o indirectas, como la que leímos en el BOE del pasado sábado, en donde se exigía una calificación de 6,5 para poder acceder a las becas. La calificación depende entre otras cosas del tiempo que puede destinar el estudiante al estudio. Y el trabajo para pagar la universidad no suele ser lo mejor.

Un sistema que no sólo lo quiere aplicar a la Universidad sino también a la formación profesional. Lo que requiere la formación profesional en Madrid es un plan de choque para paliar las carencias de todo tipo que existen. Meternos en este tipo de historias contribuiría a hacerla aún menos atractiva para los estudiantes.

Pero si desde el punto de vista del estudiante la respuesta es injusta y frustrante desde la perspectiva de la izquierda y como desarrollo del Estado social que recoge el artículo 1.1 de la Constitución, en materia de Universidades no se da cuenta de lo ocurrido en la Comunidad de Madrid desde el año 2010, cuando se rompieron los contratos programa y la financiación quedó al albur del Gobierno de Aguirre. Olvida que sólo tras las demandas que presentó el Rector Berzosa en nombre de la UCM se pudieron recuperar cantidades cercanas a los 150 millones de euros en dicha universidad. Pero, desde luego las cantidades no han vuelto a los niveles de entonces. Resulta paradójico desconocer que mientras que Berkeley subió el presupuesto en los años de la crisis, la UCM lo tuvo que bajar aproximadamente un 15%. Los gráficos pueden ser muy expresivos.

Los modelos que propone de financiación basados en los incentivos a la inversión privada y las joints ventura ente universidades públicas y sector privado olvidan que en este momento es un sistema que está recogido en la legislación y que no está funcionando. Y obvia, sobre todo, el problema central: no hay dinero público suficiente para las universidades. Falta profesorado, faltan técnicos de apoyo a la investigación, falta personal de administración y servicios cualificado y de nuevo ingreso, falta mejora de infraestructuras (Harvard está dedicando a su ampliación más que el presupuesto anual de la Universidad). Yo no sé si la propio borrador de Proyecto de Ley del espacio europeo de educación superior que tantas críticas ha generado en la Universidad pública madrileña han servido de inspiración pero, desde luego, lo aparenta. Situar a la ciencia en el sector privado es un gran desconocimiento de lo que ocurre en España y especialmente en la Comunidad de Madrid, donde tenemos excelentes Universidades públicas que son las que están impulsando la creación de conocimiento.

Estas dos ideas sobre universidades, al lado de otras como la no reducción de los conciertos educativos en la Comunidad de Madrid que están siendo un gran factor de desigualdad, la ausencia de porcentajes sobre la financiación a la escuela pública sorprenden en un programa de un candidato de un partido que quiere ubicarse en la izquierda.

Acaso le pudiera resultar conveniente la lectura del libro de Lakoff No pienses en un elefante. Lenguaje y debate políticosobre el discurso político y cómo la confusión en el uso del lenguaje, el intento de hacerlo omnicomprensivo para todos los sectores acaba conduciendo a la desaparición de la diferencia entre la derecha y la izquierda. Y cuando esto pasa, gana siempre la derecha.

Julio González García es catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad Complutense de Madrid 

Las 7 diferencias de base.

73458137c290183bb2407f70bb4353fb

Una vez que los procesos internos avanzan en cascada, la pureza de los sentimientos que nos unieron a los militantes de base para hacer llegar a Pedro Sánchez y a un proyecto colectivo al mainstream político,  va transformándose según baja el nivel orgánico y la posibilidad de acceder a un espacio de poder se hace latente. 

Después del 1 de Octubre, era fácil intuir que la indignación de la militancia auparía a quien luchara contra dicha afronta a la democracia del partido. Así fue y conseguimos volver a las portadas políticas con nuestro partido (el de todos) como el nuevo referente mediático en la izquierda. A nivel interno significaba una cosa: el resto de espacios de gestión interna de la organización tendrían un marcado perfil de la nueva cultura de partido tras el 39º Congreso.

Muchos, inocentes, pensábamos que todos los cuadros hacían campaña de manera ímproba, lo hacían a coste cero. Pero no era así, algunos ya estaban de campaña personal durante la campaña de Pedro. Iban surcando la ola de la militancia.

En el PSOE-M el debate político por configurar una candidatura hegemónica de la nueva cultura de partido, hay quien no está haciendo este debate de una manera intelectual y colectiva: hay una guerra soterrada para intentar acallar cualquier alternativa a la “oficialista”. De las presiones y métodos de coacción no hace falta que hablemos, hay un historial suficiente en nuestra federación, que nos hacen recordar a tiempos pasados que no queremos retomar.

Así las maniobras desde las mal llamadas plataformas de militantes (estructuras supuestamente espontáneas y pseudo-democráticas sin ningún tipo de normativa, protección de datos, o posibilidad de defender un funcionamiento interno ético) están dejando mucho más dudas sobre cómo elegir a un candidato de manera democrática, independientemente de la solvencia del mismo, que precisamente podría haber sido un candidato magnífico a la secretaría general del partido, y que personalmente espero algún día pueda incluso a ser presidente del mismo. 

Van diez años desde las primeras primarias y no parece que el modelo corresponda a la participación, sino a un mayor control de las agrupaciones y del debate.

Hay casos brillantes, como en el PSOE de Extremadura, donde resulta que la plataforma de militantes, fue llevada por un militante de base, sin ningún encargo de nadie, siendo el conductor de la victoria de Pedro en Extramadura, y ahora además, es candidato para disputar el trono de la federación al mismísimo Guillermo Fernandez Vara. Desde aquí mandamos suerte a Enrique Pérez Romero (@kubdey en twitter) compañero y amigo desde que iniciáramos Bases en Red en 2011. Si gana, tendremos una verdadera opción que representa el resurgir de un nuevo paradigma.

¿Hay forma pues de identificar estos movimientos? Os propongo 7 diferencias entre la vieja cultura de partido y las nueva:

  • El uso de las redes sociales. El nuevo espacio de debate, puede usarse de varias maneras, que también determinan el posterior comportamiento de los partidos. Existe la posibilidad de usar las redes para compartir debates, reflexiones, amplificar ideas y sobre todo unir a gente. Un llamamiento a la reflexión es el que hicimos desde militantes vigilantes con nuestro Manifiesto. Hay otras formas de usar las redes: buscar trending topics por utilizar muchos perfiles, la comunicación unidirecciónal, etc… Como dice Gabilondo, la búsqueda de la unidad en las ideas, termina derivando en las ideas únicas. Si las campañas de los candidatos se hacen de espaldas al debate, después el partido actuará de espaldas al ciudadano en redes.
  • Confundir el terreno de debate democrático. Si bien el debate interno es importante, es vital no confundir todo el espacio político de lucha con lo interno. Para aquellos que no tienen ningún tipo de cargo público – ni les importa la imagen hacia la ciudadanía– parece que la consecución de un objetivo orgánico puede saltarse las normas básicas del debate político. Por ejemplo mezclando debates internos en redes, cuando se está hablando de política institucional o de partido sectorial. Además de mala imagen a la ciudadanía, resta energía inútil.
  • Coherencia interna de las propuestas. Este es uno de los puntos más importantes del debate cuando se hace entre diversos sectores y candidatos de un partido. ¿Puede un proyecto determinado ser defendido por cualquier persona en el partido? Hemos llegado al punto en el que la respuesta es NO. Cuando hay una revolución ética como ha habido en el 39º Congreso, la coherencia interna de cada candidato, hace que no sea posible defender cuestiones que afectan a nuestro propio comportamiento. Hay ejemplos como la limitación de cargos institucionales o la limitación de mandatos, tan sencillos de entender, que da rubor intelectual tener que discutir quienes pueden o no defenderlos.
  • Cultura nueva vs. “El problema de Madrid”  Algunos pensábamos que “el problema de Madrid” se solucionaría con normas más democráticas que pudieran hacer que Congresos de delegados no volvieran a promover las familias y los grupos de presión (expresión literal) fomentando otro tipo de iniciativas de base y debate de ideas. El problema de Madrid, esencialmente es la búsqueda de poder interno por encima de la búsqueda de soluciones para derrotar al Partido Popular. El problema de Madrid se basa en la incapacidad entre sectores de dialogar y llegar a acuerdos, por la incapacidad de reconocer errores pasados y actuales. La honestidad frente a la mentira.
  • Colectivo vs. Jerarquía: en los colectivos horizontales, la praxis puede parecer más complicada, pero siempre consigue mejores resultados que las iniciativas con jerarquías. Si el objetivo es encontrar un proyecto de ideas complejo, los debates deben ser más abierto e integrando a más perfiles. Si el objetivo es ganar un proceso orgánico sin importar las formas, hay quien piensa que mejor tener un ejercito. Cosas simples, como ir cambiando quién dirige las reuniones, eligiendo quién va a cada reunión con diversos sectores entre los integrantes del grupo, compartir la información estretégica del grupo, genera más trabajo, pero mucha más cohesión y confianza. La fidelidad y lealtad desde la confianza es diferente a la búsqueda de la lealtad absoluta.
  • Estrategias sobre el liderazgo. Hay quien empieza eligiendo la persona y a través de ahí forma un proyecto y se puede, montar el proyecto y terminar en un liderazgo.  Los primeros, seguramente sean más tradicionales en este partido, pero no siempre generan los mejores resultados. Incluso es posible que un grupo de debate de ideas termine por no apoyar a ningún candidato. Introducir propuestas que “hackeen” el Congreso a través de las ponencias, puede hacer más útil la presencia de las ideas que de las mismas personas.

La séptima diferencia, se esgrime en la forma de comunicar de los candidatos o de las bases. Es posible leer a militantes que escriben lo que piensan, lo debaten en persona o lo publican en redes, pero es imposible lograr un nivel de conocimiento más amplio de los candidatos, más allá de las entrevistas en medios, carentes de análisis y de profundidad. ¿Por qué?

 

 

Transgeneracionalidad vs. Gerontocracia. El reto del PSOE-M

1255609372_15_10_2009_kilato-18

Todos y todas las militantes del PSOE estamos orgullosos de nuestra historia de 138 años por los compañeros históricos que han luchado y enfrentado sus vidas a la desigualdad, contra los poderosos y por el bien común. Militamos gracias a que ellos y ellas estuvieron antes que nosotros.

A partir de esta premisa, quiero construir el argumento de este artículo: es necesario un pacto entre generaciones en el partido socialista madrileño para conseguir una renovación necesaria desde sus bases, haciendo un partido más abierto y participado. ¿Por qué? Porque en un partido con tanta historia de continuidad democrática en los últimos 40 años una de nuestras dificultades es dar el relevo generacional en los momentos clave.

Llegados a ciertos momentos de la historia, en las que la política cambia de una manera generacional deben ser responsables de una generación posterior los que se hagan cargo de explicar a sus coetáneos los cambios políticos necesarios para vencer a los nuevos problemas.  En un campo discursivo post-15M y con la irrupción de nuevos partidos en el terreno de debate, parece necesario saber si el nuevo proyecto del PSOE tras el 39ª Congreso y representado desde su Secretaría General por Pedro Sánchez, cuenta con unos portavoces territoriales coherentes con el mismo. 

Podemos y Ciudadanos ya han “matado al padre” en términos del psicólogo Carl Jung, habiéndose hecho “mayores” tras la crítica constante a PSOE y PP. ¿Hemos hecho desde el Partido Socialista de Madrid esa reflexión crítica hacia una generación que no ha conseguido llegar al poder en los últimos 20 años?

Si bien es verdad que dos culturas del partido deben emprender durante un tiempo el camino de manera conjunta, la cultura del partido de los delegados y la representación colegiada, debe ir dejando paso a la cultura del voto responsable de los militantes. Debe haber para un espacio más participativo aunque a muchos le de miedo (y nos llamen asamblearios de forma despectiva) frente a un partido que empezaba a resultar ciertamente caciquil y que mantiene esos sesgos que vemos continuamente en algunas de las supervivencias del tiempo.

Además y voy más lejos: nos merecemos las generaciones que ahora tenemos el empuje de haber llegado a la vida pública con ilusión, preparación y ganas, de llegar a acuerdos a las generaciones que ya vivieron el socialismo de manera intensa a nuestra edad para construir proyectos nuevos. Merecemos devolver a la sociedad haber sido una generación privilegiada en nuestra educación, sanidad, etc.. para conseguir que se mantenga este estado de bienestar para las generaciones venideras.

Pero a la vez, necesitamos dar soluciones al empleo de nuestra generación y vincularlo al servicio de pensiones para garantizar su mantenimiento.  Necesitamos un nuevo marco económico que garantice una estabilidad para el futuro, un nuevo marco medio ambiental que nos garantice un futuro que generaciones atrás tanto pelearon. Un nuevo marco energético, social, cultural, educativo… que podamos dibujar la sociedad de los próximos años, en la que nuestros hijos van a vivir.

Frente al modelo de pacto entre generaciones donde unos ponen las ideas y la creatividad y otros la experiencia,  conocimiento, y la historia, está la posibilidad de que el partido siga en manos de una generación que termina su carrera, agotada tras años de lucha y pelea. Una gerontocracia que deje las decisiones en un pacto de veteranos que reparten espacios de poder históricos, para el interés de los grupos que les mantienen en su posición. 

La transgeneracionalidad garantiza una renovación constante, pues su ética se basa en garantizar la necesidad del bienestar de todos y la implicación de los más jóvenes junto a la la experiencia de los más veteranos, frente a un modelo donde el poder recae solo en aquellos que lo han sostenido durante décadas previamente.

La gerontocracia suele proponer soluciones políticas a problemas que ya no existen o soluciones invalidas para nuevos problemas. La transgeneracionalidad es un modelo que garantiza el conocimiento continuo de lo que sucede en la ciudadanía, de manera rigurosa tanto desde la intelectualidad como desde lo social y desde la militancia de base.

Seamos protagonistas de nuestro tiempo. Y prometamos dar un paso atrás cuando hayamos conseguido los retos que nos planteemos.