El proyecto colectivo de Pedro Sánchez: la única oportunidad de cambio 

img_0032
A tan solo una semana de que se abran las urnas de las primarias socialistas, hace falta hacer una reflexión sobre el momento histórico al que nos enfrentamos. en la historia del PSOE lo ocurrido desde el 1 de Octubre de 2016 hasta el 21 de Mayo de 2017 ha sido una situación inédita, poniendo en riesgo la propia supervivencia del partido.

La abstención: un hito comparable a 10 momentos históricos del PSOE

Prácticamente igual de crucial como otros 10 grandes hitos en la historia del partido: (1) el debate que hubo sobre si participar en el Gobierno de la dictadura de Primo de Rivera con Largo Caballero, (2) los debates sobre si se debía apoyar el sufragio femenino, ambos previos a la Guerra Civil, (3) la posterior expulsión del que fuera presidente Negrín y su distanciamiento con Indalecio Prieto, (4) del congreso de Suresnes y de la victoria de González sobre Llopis, (5) del abandono del Marxismo y la entrada a la OTAN (6) de las distensiones entre González y Guerra, (7) o del derrocamiento de Borrell (8) el sometimiento de Zapatero al déficit en 2010 y el cambio del art. 135 junto al PP (9) la etapa final del candidato Rubalcaba, el nacimiento del 15M y (10) el congreso de Sevilla donde Rubalcaba derrotó a Chacón, estas primarias son un hito en nuestra historia, al producirse después de la tan dolorosa decisión para la militancia como la abstención a favor del Gobierno de Mariano Rajoy, tras la salida de la dirección del partido de Pedro Sánchez el fatídico 1 de Octubre.

La opción de Susana Díaz: un periodo de sombras y el abismo del fracaso estructural.
El resultado puede ser el de un periodo de sombras por la continuidad de un modelo de partido acabado y extinto en toda Europa, estructurado, jerarquizado, de viejas glorias que ya han pasado su época. Un partido que está basado en la desigualdad entre unas élites extractivas acostumbradas al poder y acomodadas , ajenas a la realidad social y una militancia sin poder. Ese es el modelo, el único que conoce Susana Díaz. Un 100% PSOE donde la meritocracia y la capacidad tienen menos valor que la lealtad eterna y el trabajo orgánico ajeno al de los problemas de los ciudadanos. Susana no entra dentro de los líderes históricos intelectuales, como Negrín, Fernando de los Ríos, Borrel y otros. Pero tampoco forma parte de los obreristas, por mucho que descienda de casta de fontaneros como ella se define, su nulo conocimiento de una profesión ajena a la política, le deja fuera de esta definición de los trabajadores. Ni intelectual, ni obrerista. En su núcleo cercano pasa algo parecido, y salvo incorporaciones como Madina o Urquizu, la caterba de leales cargos que le rodean en su día a día no destaca la academia ni el obrerismo, sino el aparatismo de sillón.

Pedro Sánchez: empoderamiento de la militancia, intelectualidad y modernidad.

Y hay otra opción. La de un candidato al que en las elecciones tildaron de tener poco liderazgo y que se ha empoderado después del apaleamiento público al que fue sometido. Un líder que ha sido el mejor ariete contra el aparato estructurado, que ha servido para llevar todas las propuestas de los militantes a un proyecto vivo, ilusionante, en el que el centro de gravedad del poder desciende y en el que nunca más podrán unos pocos decidir por el resto las decisiones importantes.

Pedro Sánchez ha tenido al menos experiencias profesionales ajenas a la política, de desempleo e internacionales incluso, un acceso a la universidad como profesor (con las críticas que quieran, pero mucha diferencia con Susana en esta faceta académica, en la que incluso se doctoró) Su entorno complementa las carencias que sus críticos le puedan hacer, Pérez Tapia, Manu Escudero, Borrell, Narbona, Tezanos… etc encabezan una candidatura meramente de intelectuales en su cara visible. La participación de la militancia y el empoderamiento de la misma garantiza la parte obrerista y trabajadora de un nuevo partido, alejado de la “adversa extracción de élites” a las que ahora nos hemos sometido. También citar a municipalistas como Elorza,  exministras como Beatriz Corredor, Carmen Calvo…

Autonomismo acomplejado VS. Federalismo real
Las diferencias claves son otras: una visión centralista del estado que teme hablar de la constitución y sus cambios, pese a que los mismos documentos de la Declaración de Granada o documentos sobre el cambio federal necesario de la fundación Alfonso Perales, ambos impulsados desde Andalucía ya hablan del concepto cultural de nación y de su posibilidad de diversidad de las mismas dentro de un mismo estado con poder político y administrativo. Ese es el modelo de Susana, en el que a la vez quieren que haya una solidaridad interterritorial pero apoyando a un PP en el gobierno que aumenta la desigualdad entre los territorios.

Pedro, sin complejos, está dispuesto a completar el federalismo que no quedó bien relatado en nuestra constitución y eso, es fácil de entender que es posible hacerlo sin dar ningún tipo de acuerdo con entregas ni cesiones a nacionalistas y separatistas.

Posicionamiento estratégico: Populismo de una izquierda conservadora vs. partido de vanguardia que conforma el espacio central de la izquierda

En un momento de cambios globales, dentro de la propia postmodernidad donde los valores estructurados y colectivos son más difíciles de preservar que el de las causas sociales determinadas las continuas referencias de Susana Díaz a recuperar el partido de siempre si bien es un mensaje populista interno hacia la memoria de los militantes de mayor edad, aleja a la ciudadanía y al electorado que debemos recuperar: parte de los 5 millones que se fueron a Podemos y los 3 que fueron a Ciudadanos.
Todas las organizaciones centenarias han sobrevivido por su capacidad de cambio. Ni las universidades de Oxford o Cambridge siguen los mismos métodos académicos, ni los equipos de fútbol juegan con el mismo sistema, ni las marcas comerciales hacen el mismo tipo de publicidad.

Que los valores que defendamos sean los mismos, no tiene nada que ver con que debamos expresarlos igual, tener el poder de decisión en manos de los mismos ni los mismos referentes en este momento.
Los que llevamos más de una década en el PSOE y rara vez hemos tenido un cargo público y éste ha sido como el que yo obstento en la actualidad, una concejalía de pueblo, nos merecemos un partido que se parezca a la época donde nos toca ejercer la política. Una herramienta útil con un mensaje adaptado, con una ética de la que sentirnos orgullosos. Cercano a la ciudadanía y a la militancia, que brote de ellas, capacitado, colaborativo y moderno.

Las causas feminista, ecologista y de un partido de nuevo cuño de izquierdas, deben ser el eje vertebrado del proyecto de Pedro, frente a un partido que no define bien su proyecto político quedándose en una socialdemocracia desgastada por el tiempo.

Y un partido heterogéneo que incluya a las minorías y la diversidad. En una sociedad tan diferente, no podemos ser como el partido Republicano americano: Homogéneo, sin inclusión, ni que integre a quienes nos hacen un país diferente.
Lo global y lo local: Moralzarzal, la comarca y la Comunidad de Madrid como espacio de transformación 
La influencia del voto nacional en los pueblos de los cinturones metropolitanos de Madrid o Barcelona, hace que lo que venga del congreso federal y del regional sea vital para que nuestro proyecto en Moralzarzal tenga una base social amplia en nuestro municipio. Lo global se hace importante en lo local y viceversa y que nuestra agrupación seamos mayoritariamente seguidores de Pedro Sánchez es a una semana de su elección emocionante e ilusionante. Esperemos ser la referencia en nuestra comarca y apoyar las transformaciones posteriores en la Comunidad de Madrid. Los militantes seguiremos estando vigilantes

Emprendimiento, sostenibilidad y cooperación. 


En un entorno laboral donde los y las jóvenes tenemos que aprender a adaptarnos frente a los terribles condiciones que se han impuesto tras las progresivas reformas, el cambio en el modelo estructural del trabajo en un mundo que trata de superar la crisis intercambiando derechos laborales a la baja con los trabajadores y con contratos cada vez de menos tiempo, la lucha por la búsqueda de un puesto de trabajo se torna un reto al que millones de jóvenes deben enfrentarse continuamente. 

Que haya una bolsa de parados ha permitido a los empresarios empezar la cruel selección de los más preparados que acepten los menores sueldos, siendo el primer punto donde el gobierno de Rajoy atacó tras la crisis la negociación de los convenios colectivos. 

Se mezclan dos factores previos más, la elección de la movilidad forzada, el exilio económico y la falta de recursos económicos disponibles para los jóvenes a través del endeudamiento (pese a estar el precio del dinero más bajo de la historia) que fuerzan a los jóvenes a buscar alternativas para su propia empleabilidad frente a lo inefectivo para los desempleados del mercado. 

A su favor tienen más recursos de lo que anteriormente existían: en primer lugar la revolución tecnológica hace que haya posibles nuevas profesiones a las que acceder a través de los conocimientos. Esta revolución permite que trabajos tradicionales puedan hacerse de manera más sostenible. También hay posibilidades de una verdadera economía tanto cooperativa como circular. ¿Qué suponen cooperación, sostenibilidad y conocimiento? Que los medios de producción no dependan tanto del capital y que la búsqueda de los inversores pueda hacerse desde la creatividad y conocimiento como méritos. 

Nacen aquí por tanto una nueva ola de jóvenes que tienen la posibilidad de ser outliers del sistema laboral, con un alto nivel formativo, conectados y con acceso a toda la información del mundo. Además hay una posibilidad de que no necesiten el capital tradicional sin uno basado en conocimiento, pero también con capacidad de compartir recursos o buscar distintas fuentes de financiación. 

El día 5 de Abril, nos juntamos en La Osera de la Sierra (uno de los negocios innovadores de nuestro municipio) 5 emprendedores de la llamada generación de los Millenials. Bueno en verdad tanto Carlos Garcia que es de mi generación, como yo nos vimos algo mayores dentro de la misma, aunque los límites suelen ponerlos para los nacidos en los ochenta.  


Carlos abrió hace unos años la gestión del Coworking La Solana de Torrelodones que va viento en popa con cada día más trabajadores compartiendo espacio y más proyectos que surgen de la interacción entre ellos. Las posibilidades cuando se junta diversa materia gris en distintos campos profesionales son infinitas. Por ejemplo La Solana Capital donde evalúan y lanzan proyectos que han sido supervisados por sus fundadores. Cuando lo cuenta con naturalidad, parece que “la construcción de un hotel sostenible en Nicaragua es más fácil que abrir una quesería en Matalpino”


Y si no que se lo cuenten a Noemi, que nos explica cómo son sus dificultades para poder usar su propia parcela para tener su rebaño de cabras de la especie guadarrameña y una quesería, precisamente en un espacio protegido de la Sierra de Guadarrama. Gran conocedora de las normas urbanísticas, tanto de intenta convencer a la Comunidad de Madrid de que la interpretación de las normas fomenten que la protección sirva para lo que debe, fijar actividades sostenibles en los territorios sin un deterioro del mismo. Nos sirve de mucho su experiencia. 

Foto El Guadarramista

Este problema de terrenos también es el de Paloma y Daniel, que aún teniendo arraigo de pueblo, han tenido experiencias internacionales en granjas para aprender lo que quieren ser de mayores. Sueñan con una instalación agropecuaria autosostenible, que sirva a la vez de lugar educativo y en un futuro también de turismo diferenciado. El principal problema: el arrendamiento rural de una finca en la que poder desarrollar su proyecto o la compra de la misma. La discusión entre el grupo se centra en las ventajas y desventajas del alquiler frente a la adquisición del patrimonio. Carlos es firme defensor que a la larga, es más rentable que compren el terreno. Y para ello lo único que hace falta (y vuelve a hablar con esa facilidad) es la búsqueda de inversores. Se ve que el proyecto tiene que ver con los que pueden atraer a los emprendedores de La Solana Capital, por qué no. 

Más callado observa Pablo Bordas, quizás por ser su segundo proyecto emprendedor tiene muchas ideas de las que fue enfrentándose cuando produjo su primera cerveza Patanel: PATA-NEGRA-DE-CARABANCHEL. Y hay que decirlo así, con energía de barrio, con ese orgullo de los habitantes de Brooklyn no necesitan hablar de New York para referirse a su origen. 

Pablo ha empezado a trabajar en un proyecto relacionado con la geolocalización y la realidad aumentada en entornos rurales. Quizás empiece su proyecto en Moralzarzal para luego escalarlo y monetizarlo en un entorno mayor, como pueden ser los pueblos pertenecientes a la zona ADESGAM. Son importantes los proyectos que consigan reforzar la marca Sierra de Guadarrama.

Quizás porque les une generación y sus proyectos, Carlos pone interés igual en aconsejar a los demás que en preguntar sobre su próximo reto relacionado con los espacios de coworking. Pese a tener una idea clara, pone a prueba una y otra vez a los que ahí estamos para valorar nuestras opiniones. Es el emprendedor con oídos. 

Terminamos el té escuchando a Elena, que participa desde el punto de vista técnico pero también tiene su experiencia emprendedora con Haití y tiene puntos de vista sobre lo costoso de emprender. Sin duda que el programa de ayuda a emprendedores que hemos construido ladrillo a ladrillo se llame Dinamiza Moral, tiene sentido en eventos como este Emprende-té que hicimos. Os contaré de sus avances posteriormente. 

Bonus track: para trabajar en grupo utilizaremos la aplicación Slack que no se puede vivir sólo de Facebook y WhatsApp

Consenso como método, trabajo como praxis

Dormía y soñé que la vida era belleza; desperté y advertí que es deber.- Inmanuel Kant

¿Por qué nos movemos? 

Las cosas bonitas duran lo que las ilusiones de las que los comparten se mantienen unidas. No hay más, en la vida nos movemos por ilusiones y desilusiones, pero cada uno tenemos una manera de ilusionarnos. En política la psicología de los grupos tiene una especialidad, nos dominan ideologías que son las que nos mueven las ilusiones. Y a esas ideologías les sumamos nuestros análisis de la realidad y proponemos soluciones para conseguir nuestros objetivos.

Cuando llegué pensé que gobernar era otra cosa. Siempre he sido optimista, antropológicamente optimista. Por encima de los intereses personales o grupales, he creído que todos nos movemos por un bien común que es fácil de definir para llegar a un acuerdo. Pero no parece ser lo normal.

Como ya he escrito otras veces, en una situación política como la actual en la que las mayorías no existen, la teoría de juegos nos enseña que la situación de máximo beneficio se obtiene cuando todos los grupos en el juego creen que ganan en un determinado escenario. Y ese escenario solo puede ser el consenso. 

Consenso es un sinónimo sobre todo de generosidad. ¿Qué hacemos con el que creemos que se confunde? Hay dos opciones cuando no estas de acuerdo con alguien, llamarle imbécil o intentar ganar su confianza para que crea en tus razones. La primera opción siempre ha sido la fácil. En nuestra arrogancia intelectual, solemos llamar imbécil al que tenemos delante sin pensar en las consecuencias. ¿Hará esto que lleguemos a un consenso? ¿Conseguiremos nuestros objetivos con su ayuda? Nunca.

Hubo tiempos que no siempre pensé igual. Y así entre en política, causando disenso continuo, insultando al que se me ponía delante ofreciéndole siempre una mejor solución porque “imbéciles de ellos” nunca habían pensado en que esa opción podía existir. Y me equivocaba. Gobernar es conseguir que tus propuestas lleguen a buen puerto y para ello hay que ceder el espacio de la arrogancia de nuestra ideología y capacidad intelectual, para buscar una posición conjunta. Los problemas no se solucionan, los problemas tienen una disolución.

surrealismo09

“El hijo del hombre” Magritte

Teoría vs. Práxis

El problema viene cuando tus objetivos no son llevar a la práctica tus propuestas, sino que tus objetivos son tus propuestas en sí. Hay quien solo vive de buscar la diferencia, quien sobrevive por estar en contra de algo. Hay dos tipos de discursos, los “antagónicos”, que son radicalmente opuestos y no necesitan unos de otros para sobrevivir y los discursos “agónicos” que solo sobreviven si contraponen a su discurso complementario unas ideas.  Hay quien ha pasado de una dialéctica marxista en la que la praxis es lo único que importa (praxis, pragmático, práctica vienen de la misma raíz griega) a vivir en una dialéctica de la antipraxis, encerrados en una jaula de ideas, que impiden la misma práctica de la política. Enfrentada a la praxis, se torna un nuevo discurso, el del político teórico.

El mundo de la teoría ofrece una ventaja inconmensurable: no hay que alejarse de su propia posición ideológica para sobrevivir, no es necesario intervenir en la realidad, tan solo hace falta crear un discurso y enfrentarse a todo aquel que intente dudar de él. Es la política de coste cero.

Lo contrario significa convencer y conmover, en palabras de Gabilondo, que es atraer al diferente a tu discurso y ponerlo en marcha. Para ello hay que ser persuasivo, dialogante y estratégico, para lograr que no pueda escapar de apoyar lo que se propone. Esa es la política real y la responsable. Insultar al que tiene que pactar contigo dificilmente conlleva en un beneficio para el colectivo que defiendes. El frentismo, incrementa la pureza de tu mensaje, pero lo hace imposible porque no genera mayorías que lo soporten. Lo deja fuera del terreno de juego.

¿Quién está dispuesto a desplazarse, a desaforarse, a descentrarse, a descubrirse? .- Julio Cortázar (Rayuela)

Mi campo de trabajo.

En los últimos dos meses he trabajado una propuesta de consenso en mi área de responsabilidad, arriesgando que en la transformación surjan problemas que dificulten los trabajos mismos sobre los que tengo la responsabilidad. Pero para ello me he bajado de mis posicionamientos para encontrar consenso entre quienes deben apoyar mi idea.

Para los que dudan de la gestión del cambio, estoy trabajando en solucionar sus dudas. Esto fortalece mi trabajo porque es más preciso la manera en la que yo mismo trabajo, normalmente sobre la cuerda floja y en equilibrio constante. Para los que dudan de mis objetivos, ofreciendo transparencia en el proceso. Tener una idea buena, no hace que sea mejor si no la creen todos.

Confío plenamente en que las distintas susceptibilidades son para poder responder a sus propios altares ideológicos de los que no piensan como yo. Pero lo respeto y me muevo para conseguirlo. La praxis es tener una meta clara, trabajar de forma decidida y conseguir los objetivos poniendo todos los medios que tengamos dispuestos.

 

 

 

Poder hacer.  

El castellano es un idioma rico en palabras polisémicas que suelen hacer referencia a varios aspectos de un mismo concepto o significados totalmente dispares. Una de ellas es la palabra poder, tan buscado y apreciado durante la historia que se nos nubla su propio significado. 


Cuando una palabra es polisémica, a veces traduciéndola al inglés nos aclaramos: como sustantivo, poder, power, nos hace referencia al término que tanto obsesionó a Weber, como la posibilidad de unos pocos de imponer su voluntad al resto. Si nos referimos al verbo, can, nos abrimos al verbo posibilista que nos da la oportunidad, capacidad o posibilidad de hacer. El lema que llevo a Obama al mismo poder “Yes, we can” 

¿Qué es gobernar? El poder mal entendido tradicionalmente, nos aboga a gobernar tomando las decisiones de que los que han accedido a un determinado estatus . ¿Por qué? Esencialmente, porque pueden

De unos años aquí, cada vez es más necesario que las decisiones sean decisiones compartidas, programas de gobiernos sean escritos con los ciudadanos y que respondan a los intereses de la mayoría.  El poder se convierte en un poder hacer.

¿Cuál es el privilegio pues de acceder a un estatus donde pueden tomarse decisiones?  Para mí, esencialmente es tener los medios, personales y presupuestarios para poder hacer. La acción de gobierno se torna por tanto en creación, propuesta y desempeño hasta hacer realidad esas ideas compartidas que manan de los programas y el acuerdo. 
Los representantes públicos, todos tienen ese tipo de poder representativo. Si no de poder hacer sí de poder representar. Esto significa llevar las ideas de los representados al debate con los otros representados. Se dispone así un escenario de acuerdo ciudadano, entre personas que piensan diferente y para un pro común. 

¿Pero qué pasa si se usa este poder representativo para destruir? En primer lugar hay que analizar las posibilidades de destruir reales. El poder hacer es muy difícil de destruir pues esta acción nihilista, no dispone de los mismos medios ni personal. Para poder destruir hace falta maximizar los pocos medios que disponen contra la acción de gobierno. Por eso, una oposición que no quiere negociar o acordar, suele ser estéril si está en minoría. 

Cuando la intención no es buena, éticamente, suele caerse en la espiral de la mentira. No hay nada que menoscabe más la libertad de expresión que la mentira. En un campo fértil donde hacer crecer palabras e ideas, se intenta debilitar la credibilidad del sistema.

¿Puede la mentira continuada del entorno social de la oposición engañar al ciudadano? Esencialmente trata de afear el terreno de debate político, haciendo que el vecino medio y cabal tienda a desaparecer de este debate, tensando los extremos para que la política sea un campo de batalla y no de acuerdo. También trata –inútilmente- de minar la moral del que se esfuerza por poder hacer. 

El tiempo, destruye las mentiras de manera implacable, pues no son más que ficciones a corto plazo que no critican un modelo de gestión, sino que tratan de engañar planteando un escenario que no existe. 

Con el terreno de juego político embarrado, lo único que no se consigue es implicar a más ciudadanos de lo que les pertenece, el acceso a sus representantes y la toma de decisiones conjuntas. Pero esto es una decisión propia del que ejerce su representación y suele ser valorado al final de los mandatos. 

Los socialistas debemos ser seguidores del poder hacer. Incluso cuando no se da la posibilidad de la toma de decisión por nosotros mismos, del poder acordar.  Pero no debemos caer – en palabras de Maria Zambrano – en la visión quietista de la vida del “todo pasa”. Porque como dice María, nuestras vidas (y las de la gente que sufre) pasan con el tiempo de igual manera.  

La especulación con los impuestos sobre la vivienda.

Resulta curioso, como un mensaje puede repetirse hasta la saciedad para intentar crear un estado de opinión falso dentro del debate político.  ¿Se puede combatir el populismo? El interés de cualquier ciudadano con google y un poco de razón crítica haría imposible que estas mentiras se repitan, pero por si acaso vamos a aclarar algunas cifras sobre la vivienda en Moralzarzal.

Es verdad que en Moralzarzal se pagaba el menor recibo posible por el IBI? Rotundamente no. Durante los últimos 5 años de gobierno del Partido Popular , no hubo ninguna actualización del valor catastral de las viviendas, por lo que aunque el gravamen fuera el mínimo legal (0,40) los ciudadanos han estado pagando muy por encima del valor real de la vivienda. 

Buscando “evolución precio de la vivienda en Moralzarzal” en Google , llegamos a varias páginas de inmobiliarias que tienen sus propios datos accesibles. Si no son datos globales, al menos si son datos reales de las viviendas que han tenido en venta, por lo que pueden servirnos como guía. Durante estos últimos 5 años de gobierno “Popular” el precio real de la vivienda cayó un 28.1% Cuando la principal actividad de un municipio es la construcción (es el sector que a través de las normas del suelo se incentivó pese a otros sectores como el industrial o el agropecuario, o el mismo turismo) el precio del producto final debe mantenerse para que el modelo no se desmorone. vivienda

Si bien es un sector que ha tenido pleno empleo antes de la crisis, la construcción no logró fijar un modelo de desarrollo que fuera sostenible en el tiempo. ¿Por qué se siguió favoreciendo después de la crisis? Me temo que tiene que ver con la visión de la especulación inmobiliaria. Una vez las viviendas se han construido, el empleo deja de ser necesario hasta que no se siga la rueda. ¿Es posible siempre un ritmo de construcción como los últimos 20 años en Moralzarzal? No. 

La única respuesta a seguir manteniendo los valores catastrales tan altos es que no cayera la recaudación en un modelo recaudatorio diseñado con un precio alto de la vivienda y fallido desde la llegada de la crisis. Aquí residen los diferentes valores entre los diferentes partidos políticos. Para cualquier partido de izquierdas, la vivienda es vista como un lugar de residencia, donde hacer un hogar y proyectar el futuro de los distintos tipos de familia en sociedad.

Para los que tienen una visión comercial de la vivienda, obviamente siempre es preferible un nivel de precios altos, especulativos, para conseguir más negocio.

¿Qué consecuencia tiene el valor catastral más alto del debido?

  • Los créditos son mayores para acceder a la vivienda. Seguramente en los peores años de la crisis bajar el valor catastral hubiera dejado a los bancos con activos e hipotécas por encima de su valor real. Una vez más no se beneficia al ciudadano, sino a los bancos.
  • Problema de acceso a la vivienda para los más desfavorecidos. Creer que los precios de la vivienda altos y especulativos es bueno para la economía es una visión del que cree que todos poseen en propiedad una vivienda. Un valor catastral alto mantenido durante 5 años ha hecho que quienes tienen una renta inferior no pudieran acceder a una vivienda en Moralzarzal.
  • Mayor pago de impuestos. Pese a un gravamen lo más bajo posible, los ciudadanos de Moralzarzal han tenido 5 años de más impuestos progresivamente que lo que deberían. Si bien hubiera sido una manera de financiar servicios sociales, hemos visto como el Partido Popular ha sido una máquina de gastar dinero en eventos y contratos que beneficiaban a unos pocos, con respecto al interés general en el que redunda siempre el gasto social.

¿Qué estamos haciendo ahora? 

Después de haber rebajado el valor catastral en un 18% tras su revisión en 2015 se está ajustando la recaudación bajando un 4% el primer año y un 3% el segundo (y los que quedan a ese ritmo) para ajustar el impuesto a una situación de justicia social, teniendo siempre en cuenta que hay que sostener la recaudación del ayuntamiento para los programas sociales. Este año se ha bajado el gravamen del 0,47 al 0,45 y será la tónica de rebajas para conseguir un impuesto progresivo y adaptado al valor real de la vivienda.

Links de interés